DEMONIA . BERNARDO ESQUINCA

Título: Demonia
Autor: Bernardo Esquinca
Editorial: Editorial Almadía.
Año: 2009.
Género: Cuentos /Terror - Horror / Narrativa. Cuentos de Meyo, meyo macabrón.

Por cierto, esta edición, cómo la de, Los Escalvos de Alberto Chimal, trae su propio separador, sólo tienes que seguir la línea punteada del reverso del guarda polvo. Está Genial. 

Bernardo Esquinca nació en Guadalajara, en 1972. Es autor de las novelas Belleza roja (2005), Los escritores invisibles (2009) y LA octava plaga (2011). Su libro de cuentos, Los niños de la paja (Almadía 2008), recibió  elogos de la crítica: "Frescura de leer a este autor. No necesariamente por su edad sino por la contundenciade su escritura por la seguridad seguida de la claridad (Milenio)" Actualmente pertenece al Sistema Nacional de Creatored de Arte y vive en el lugar que inspira la mayor parte de sus historias, el centro de la Ciudad de México.


El demonio está aquí, encerrado entre las paginas del libro Demonia. Te enfrentarás a criaturas encarnadas en el mismísimo aberno, esquosofrenías, asesianatos terribles, locuras, desapariciones, maleficios, castigos heredados, maldiciones en cada rincón. Una obra para leer en la oscuridad y de reojo estar al pendiente de que todo siga en orden. ¿te atreverás a enfrentarte al miedo? 

Sin duda, me recuerda mucho a los cómics y a la serie de "Cuentos de la Cripta", podrías decir que no ta da miedo, que no es macabro, pero ahí está el horror y el terror. Inicia con una grotesca, pero reveladora metáfora de la realidad, estamos inmersos en pura mierda, el horror de las moscas, el mal que hay en ellas. Una charla de diván te lleva suave y atento a enredarte en la narrativa. Podrías rápido pensar en este singular personaje que repite constantemente ¡master, master! y está encerrado en la cárcel comiendo bichos y moscas. Pero cuando te das cuenta de ello, estás ya leyendo el siguiente escalofriante relato. ¿estarás tu ahora en el diván contando tus peores pesadillas? 

El autor nos lleva por toda una gama de la narrativa terrorífica, algunos párrafos breves, algunos no tantos, si bien, este género permite la fantasía y la creación de universos en el que todo es posible, es fácil no pensar en lo "imposible" las experiencias propias del lector, las anécdotas de los amigos son tan reconocibles en la lectura que rápido crees en ellas y te dejas llevar. Claro, Bernardo Esquinca no abusa de esta singularidad del estilo narrativo, son acontecimientos que ocurren en la vida diaria, en las plazas, en las cabañas, en lugares que has frecuentado con personajes que identificas
, y es ahí cuando llega el elemento sorpresa, donde el horror cobra vida y los asesinos quedan impunes, los fantasmas son molestos hasta que llegas a la locura,  las desapariciones, las apariciones, los supuestos, la marcada aparición de libros poderosos, letras escondidas, párrafos enigmáticos escondidos en más literatura, en cuestiones religiosas, un diálogo al rededor del fuego contando tus más oscuras perversiones. 


El último relato, que da nombre a esta compilación,  es totalmente revelador, cargado de sorpresa y mística, en la cual, en varios medios señala el autor a sido toda una relfexión de sus anécdotas, de sus experiencias como estudiante, los peligros sin mesura,  la aparición misma del demonio que está totalmente ligado a ti y es imposible escapar.  Las historias de horror no son mero cuento ni habladurías de la gente, ¿te atreverás a leer Demonia?


Al reverso dice: Un hombre está convencido de que las moscas forman una legión infernal y buscan exterminarlo. La fantasmagórica sobra que espía el sueño de una joven pareja es el heraldo de una antigua maldición caribeña. Un asesino secuestra niños para tortúralos, copiando el estilo de un famoso criminal del siglo XV. Extraños seres cuyas apariciones están supuestamente relacionadas con las desgracias que ocurren en el mundo. Un grupo de amigos se enfrenta al recuerdo de la posesión satánica que desequilibró sus vidas veinte años atrás. Demonia ofrece nueve relatos que recorren el amplio espectro de nuestras pesadillas y temores más arraigados. Conforme se adentre en el libro, el lector encontrará obsesiones y enigmas recurrentes con los que este autor infecta cada historia. Las formas subterráneas de los relatos nacen de las zonas oscuras de la experiencia, para volverse una forma ambigua del conocimiento. Y el mal –abstracto, sobrenatural, mítico- se presenta como un contagio del espíritu: virus perverso que potencia las pulsiones de nuestro lado oscuro. 


Post a Comment

Popular Posts