CRANES . GIVE



Podría decirse que tocamos gótico. que tocamos stoner, dream pop, pero lo que importa es que tocamos. Podría decirse que grabamos en un estudio, podría decirse que es un loft estilo Brooklyn. Podría decirse, pero es sólo un piso con maderas y escasos muros. Podría decirse que es un departamento. Podría decirse tantas cosas pero es aquí donde tocamos, donde ensayamos, donde nadie sabe que existimos. 

Podría decirse que tenemos el mejor equipo, podría decirse que podíamos patrocinar todo un festival de dos días. Podría decirse que lo derrumbado del lugar es por la amplitud de las ondas, por el tamaño de nuestros amplificadores. Podría decirse que tocamos estruendoso. Podría decirse que tocamos con penuria. Podría decirse que ni tocamos nuestras canciones. ¿Qué van a saber ellos? Podrían jamás escucharnos. 

Es tan relajante el sonido hueco del amplificador. Su resplandeciente corazón despierta como el día al terminar la noche. Se llena el silencio con un ruido sordo. Podría decirse que soy un as en la guitarra. Podría decirse que soy muy mala tocando. Podría decirse. Mejor tocar que hablar. Un potente RE tan libre como un DO que se apropian del espacio. Podría decirse que no hay nada singular en éstas dos notas. Podría decirse que aquí hay una canción.

Trance, transe, elipsis, elipsis. Podría decirse que me pierdo en las notas. Podría decirse que al cantar hablo de muchas cosas. Podría decirse que mis alaridos son hermosos. Podría decirse que a nadie le importa. 

Ciclos, ciclos, equilibrio musical. De pronto, sin percatarme, llegaron Jon y Mark. Podría decirse que estaban ahí desde que comencé a tocar. Podría decirse que estaban aturdidos por el silencio. Podría decirse que esperaron el momento perfecto.

Pas, pas, pas, Jon en la batería. Tum tum badum, Marck en el bajo. y yo en mi transe eléctrico. Podría decirse que sonaba bien. Podría decirse que improvisamos. Podría decirse que nos detuvimos a vernos los rostros y de nuevo comenzar. Podría decirse que nunca llegaron Ben ni Paul, Jim ni Matt. Plat plat. Guash , guash, whood, wood. Tun, dadum. Pas, pas. Pac, tack. Do y Re.

Podrían decirse tantas cosas pero lo que realmente pasó es que antes de llegar, una noche anterior el botón de grabar estaba pegado y nadie lo pudo parar. Podría decirse que así grabamos nuestra primera canción. Podría decirse que fue la última. ¿Podrían sólo escuchar?
Post a Comment

Popular Posts