DREAMERS . EILEEN TRUAX




Título: Dreamers, La lucha de una generación por su sueño americano.
Autor: Eileen Truax.
Editorial: Océano.
Año: 2013.
Género: Narrativa
Colección: El Dedo en la Llaga

Puedes comenzar a leer Dreamers aquí.

Al reverso del libro: Sin documentos, Sin Miedo. Los llaman Dreamers. Llegaron ilegalmente a Estos Unidos cuando eran menores de edad, la mayoría provenientes de México, y son objeto de una iniciativa de ley llamada Dream Act, que busca solucionar su situación jurídica, pero que no ha sido aún aprobada por el Senado estadounidense. Los Dreamers han tenido acceso a la educación básica, pero no pueden conseguir financiamiento para estudiar una carrera. Al llegar a la mayoría de edad, corren el riesgo de ser deportados a sus países de origen, que en ocasiones ni siquiera conocen. Su activismo político ha obligado a la opinión pública a replantearse lo que significa la identidad nacional Estas son sus historias.

En una de las solapabas: Sin documentos. Sin miedo. Los llaman Dreamers. Llegaron ilegalmente a Estados Unidos cuando eran menores de edad, la mayoría provenientes de México, y son objeto de una iniciativa de ley llamada DREAM Act, que busca solucionar su situación jurídica, pero que no ha sido aún aprobada por el Senado estadunidense. Los Dreamers han tenido acceso a la educación básica, pero no pueden conseguir financiamiento para estudiar una carrera. Al llegar a la mayoría de edad, corren el riesgo de ser deportados a sus países de origen, que en ocasiones ni siquiera conocen. Su activismo político ha obligado a la opinión pública a replantearse lo que significa la identidad nacional. Estas son sus historias.

Eileen Truax es periodista, cronista y migrante. Nació en la ciudad de México en 1970. Estudió la licenciatura en Comunicación Social y la maestría en Comunicación y Política en la uam-Xochimilco. Ejerció el periodismo en México durante casi una década antes de mudarse a Los Ángeles, donde fue reportera para el diario La Opinión. Desde 2012 es periodista freelance; ese mismo año fue electa directora de medios en español de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos en Los Ángeles (nahj-la). Actualmente escribe en el diario Reforma y las revistas Obras y Gatopardo. Es autora de la columna “Si muero lejos de ti” que se publica en Huffington Post Voces. Desde hace diez años forma parte de un equipo que realiza documentales bajo el nombre de Malaespina.Producciones. www.eileentruax.wordpress.com



Eileen, a través de nueve relatos periodísticos nos lleva a un panorama de migrantes indocumentados que han tenido que comprender por qué se les niega todo aquello a lo que tienen derecho por ser ciudadanos ejemplares en Estados Unidos. Muchos de ellos llegaron al país vecino sin comprender del todo el porque del viaje para dejar atrás su ciudad de origen, sus padres; sus familiares los han llevado a la búsqueda del sueño americano. Estos jóvenes al llegar de pequeños a la tierra de las oportunidades fueron consiguiendo grandes  y destacados logros en el ambiente social, como escolar, pero justo en el momento de llegar al grado universitario la vida construida tiene un freno violento que, en ocasiones, derrumba su conciencia y llevándolos a un mundo de extrañezas, de miedos, sombríos pasillos llenos de incertidumbre donde gritan en silencio por lo que les corresponde por ley. Pero en el camino, su estatus de  indocumentados, se enfrentan al choque donde aquello que llaman su país "no les pertenece" y son vistos con odio y coraje por los que se proclaman "verdaderos ciudadanos"

Su situación de inmigrante los deja fuera de los mecanismos de ayuda como becas, ayuda social, entre otros beneficios a los que pudieran ser beneficiarios si se les reconoce como ciudadanos estadounidenses. Sólo ocupan un número más en la estadística de ilegales aun cuando su conducta, sus notas en grados escolares han sido no menos que excelentes. Aportan flujo económico al mercado y sobre todo grandes puestos de reconocimiento global en otras instituciones como universidades prestigiadas. Pero siguen siendo ilegales.  Esto a llevado al gobierno del país del norte a generar mecanismos legales para promover el estatus de ciudadanos ilegales ejemplares al de ciudadano nortemaricano y así poder contar con un número de servicio social, becas, apoyos gubernamentales, institucionales, servicios de salud, etc.  Esta iniciativa se llama, Dream Act, ahora todos los jóvenes con el perfil de ciudadanos indocumentados ejemplares se hacen llamar Dreamers (soñadores),  todos ellos  que se han destacado en su conducta social luchan por su reconocimiento legal a través de la creación de asociaciones civiles, grupos de ayuda, casas comunales y sobre todo con la generación de desobediencia social, pero una bien pensada, con una ideología firme que los respalda en donde, al parecer, hasta ahora no ha ocurrido ningún incidente grave, por el contrario, está causando que todos aquellos como ellos estén saliendo de las sombras, de los lugares llenos de odio y racismo, de los callejones que los agobian con dolor y violencia. Ahora es su turno, y no están solos, no son pocos y a través de estos nueve relatos, Eileen nos lleva a cruzar al mundo de los dreamactivistas,  nos plantea un panorama general desde la iniciativa constante de un senador, las iniciativas y propuestas del presidente Barack Obama donde a  través de estas historias, que van mucho más allá de una experiencia de vida, nos deja con un dejo de soledad y el deseo que algunos sueños se cumplan. 

No se trata de una postura política, ni de estar a favor o en contra. No se trata de justificar los actos si no de una pequeña parte de la historia de un sueño comunal que plantea la situación actual de millones de indocumentados, de algunas alternativas a los horrores del miedo y la violencia racial y de algo, que a mi parecer, aun se encuentra perdido en una división escondida ante todos que va más allá de la separación de dos países,  por un lado, es algo que está alejando a lo mejor que se tienen en un país por el miedo, y por el otro, está acercando lo mejor de una comunidad en sus partes individuales. 

Tal vez algún día dejen de soñar con la esperanza. 

La Ley Dream Act: (del inglés: Development, Relief and Education for Alien Minors Act)

El Dream Act permitiría, que cada año, que unos 65 mil estudiantes indocumentados graduados de secundaria, ajustaran su estatus a residente legal condicionado por 6 años.
La visa de residencia temporal se otorgaría sólo si el alumno ingresara a Estados Unidos antes de los 16 años.
El alumno favorecido tiene que haber vivido en Estados Unidos durante los cinco años anteriores a la aprobación de la ley.
El estudiante tiene que poseer buen carácter moral, demostrar buen comportamiento y no tener Antecedentes criminales.
El estudiante beneficiado ganaría la residencia legal definitiva si durante los 6 años con residencia temporal obtuviera un título universitario, y si durante el paso por la universidad mantuviera el mismo nivel de calificaciones obtenido durante la secundaria.
O también puede servir por lo menos dos años en las fuerzas armadas o realizar 910 horas de trabajo voluntario en programas aprobados por el Departamento de Seguridad Nacional]] (DHS, por sus siglas en inglés).


Post a Comment

Popular Posts