Y TU, ¿LEES?


No hay mayor placer que leer un libro, dicen algunos. La lectura ayuda a desarrollar la imaginación, cultiva e instruye, es un hobby muy saludable y de lo mejor en lo que podemos invertir es en literatura, pronto llegará un tiempo dónde sólo tu tendrás una copia del "archivo original" y nadie más podrá tener acceso a ese mundo. ¿Qué mejor que ser el dueño de varios universos?

Pero la palabra LECTURA, LIBRO, ahora y desde hace ya un buen tiempo son "sinónimos" de: martirio, castigo, condena y trabajo "excesivo", ¿Por qué? La lectura es parte del desarrollo y la educación, con los libros conseguimos el penetrar en nuevos mundos, descubrir verdades, mentiras, sentimientos, son pocos y algunos los beneficios, por desgracia muchas veces los dejamos pasar.

Recuerdo cuando intentaba leer y no tardaba en distraerme. No encontraba en las letras de mi casa algo que llamara mi atención. Novelas de todo tipo, cuentos, obras de teatro y nada, lo único que tenía que leer eran los libros de la SEP por que tenía que hacer alguna tarea. Empecé tarde en esto de la locuralectura. Lo intenté una vez más con los cómics, y tampoco, no duraban lo suficiente y el próximo número para sólo encontrarte que aún hay otro continuará fue atormentador. Abandoné rápido la lectura de cómics y comencé a explorar nuevamente mi casa. Un gran librero con transparentes puertas se veía prometedor. En el, toda la saga de letras escritas por Emilio Salgari, escritor y periodista italiano narrador de aventura en lugares lejanos para mis cortas piernas como: Malasia, el Mar Caribe, la selva india, el oeste de Estados Unidos e incluso los mares árticos. Mi primer autor, mis primeros libros: Los náufragos del Liguria, El Corsario Negro, Sandokan, Los cazadores de Cabezas y así hasta leer más de 70 títulos. Después llegaron las obras teatrales, Odiseas e Iliadas, las de homero como otras. Autores franceses, como Maupassant que hasta mucho tiempo después tuve consciencia de quien era. españoles, ingleses y de casi todo lo que había en casa, de los cuales aun me falta una gran parte.

Ya al termino de muchos libros me sentí incómodo. Estaba en una biblioteca ajena, no eran mis libros, no eran mis autores predilectos o favoritos. El primer libro de mi biblioteca: EL MUNDO DE SOFÍA a la par, crecía mi videoteca y así de poco en pocas letras se va formando mi biblioteca, mis libros, mis autores predilectos, ya que mi favorito aún no lo descubro. Libros en digital, en copias, ahora me hago de libros que quiero leer, que me regalan, que me recomiendan y se siente mucho mejor. Al principio era "obligación" "algo que se tenía que hacer", pero no, cuando abres tu segundo libro sin darte cuenta te conviertes en una de esas personas extrañas que les gusta la literatura.

¿CUAL FUE TU PRIMER LIBRO?, ¿COMO EMPEZASTE?,¿QUIEN TE ENSEÑÓ?,¿QUIEN TE DIO TU PRIMER LIBRO?...

FOMENTEMOS LA LECTURA

FOMENTAR LA LECTURA EN EL HOGAR
fuente: literatura.elbajio.com

Existe un método muy sencillo para aficionarse a la lectura... ¡leer!
Como padres de familia tenemos como deber inculcar en nuestros hijos este gusto, principalmente porque ello coadyuvará a que vean el estudio con placer y facilitará el aprendizaje.
Aquí encontrarás unos buenos consejos... ¡aprovéchalos!


Forme una pequeña biblioteca en la casa, aunque sea con libros de bajo costo... incluso con libros de segunda mano. Pero escoja libros que estén al alcance de sus hijos: literatura sencilla, poesía, divulgación científica, libros infantiles, diccionarios, enciclopedias, etc. También déjelos escoger sus libros cuando visiten las librerías.

Lea en la casa para dar ejemplo a sus hijos. Usted, padre o madre de familia... es un ejemplo que ellos seguirán.

Cada noche aparte un tiempo de lectura familiar antes de dormir... así sean 30 minutos. Deje que sus hijos seleccionen los libros que serán leídos y deje que sean ellos quienes lean, o bien, tomen turnos: una noche lo hace uno de los hijos; la siguiente uno de los padres... y así sucesivamente. Pero hagan pausas para comentar el contenido de la lectura de una página o de un capítulo corto. Esto les enseñará a hacer lectura crítica. Si nota que un libro de plano no les está gustando... déjelo de leer y empiecen otro.

Lea en voz alta a los niños que aún no saben leer... pero léales de una manera adecuada... es decir, cambiando la voz en cada personaje y gesticulando de acuerdo con la trama del libro.

Después de leer un libro, realice con sus hijos alguna actividad relacionada con el tema. Por ejemplo, si leyeron un libro sobre culturas indígenas (como Leyendas prehispánicas mexicanas, de Otilia Maza; Panorama Editorial), puede ir toda la familia al Museo Nacional de Antropología, si vive en el Distrito Federal, o a otro museo de ese tipo que exista en su localidad, para ver físicamente objetos de la época prehispánica y relacionarlos con lo leído.
Esta actividad no sólo reforzará lo aprendido, sino que también despertará en los niños el interés por la investigación; además, servirá para que los niños se den cuenta de que la lectura tiene aplicación práctica.

Al terminar la lectura del libro, dense un premio todos con un paseo o una salida a comer fuera de casa u otra actividad que todos disfruten.

Siempre que la ocasión lo amerite, regáleles libros... independientemente de que les regale otra cosa también. El día del cumpleaños de sus hijos puede regalarles un juguete o una prenda de vestir... ¡y un libro! Así se darán cuenta del valor que usted le da a los libros. Con el tiempo... ellos llegarán a apreciarlos tanto como usted.

Varíe el tipo de libros que se leen en casa, a menos que sus hijos se muestren muy interesados en un solo tema. Si es así, aliéntelos comprándoles, poco a poco, más libros sobre ese tópico.

No les evite ver televisión, pues si lo hace y ellos creen que es porque 'deben' leer, acabarán odiando los libros. Por el contrario, déjelos escoger uno o dos programas televisivos diarios. Es buena idea buscar libros que tengan alguna relación con los programas de televisión que sus hijos ven. De ninguna manera condicione el tiempo de TV a que hayan terminado una lectura. Además, hay canales televisivos con programas sobre ecosistema, el mundo animal, el mundo marino, culturas antiguas, etc., que se pueden combinar incitando a los hijos a la consulta en libros sobre dudas que surjan en lo que han visto.

Participen en juegos de mesa que se relacionen con la lectura. También hagan crucigramas en familia. Para ello auxíliense con una enciclopedia o un diccionario enciclopédico.

Utilice también revistas como material de lectura... pero escójalas con mucho cuidado.

De vez en cuando visiten bibliotecas públicas y aprendan todos a buscar los libros por tema y por autor.


DE LAS MEJORES CAMPAÑAS QUE CONOZCO:

“Para leer en libertad” programa para fomentar la lectura
En México, 70% de la población no lee. (cifra 2007)

Para combatir esta abstinencia, la Secretaría de Cultura lanzó el proyecto “Para leer en libertad“, conformado, a su vez, por otros programas que ya conocemos: Para leer de boleto en el Metro”, “Letras en rebeldía”, “Tianguis del Libro”, “Libro Club” y “Sana, sana… leyendo una plana”.

Para leer de boleto en el Metro contempla colocar en las entradas y salidas de las estaciones de la Línea 3 del Metro, anaqueles con una selección de textos. La idea es que el usuario tome un ejemplar, lo lea durante el trayecto y lo devuelva a la salida.
Letras en Rebeldía consiste en conformar círculos de lectura y talleres de escritura; musicalización de poemas, concursos de graffiti, conciertos de rock y literatura e incluso cine-debate para promover discusiones, pequeños ensayos y concursos sobre textos leídos. Se invitará a escritores que viven en la Ciudad de México para discutir con los jóvenes sus publicaciones.
Tianguis de Libros es un proyecto que brinda la oportunidad de comprar obras a bajo precio, regalar otros y adicionalmente instalar librerías en lugares donde no existen. Incluso, se llevarán a zonas marginadas interesadas por la lectura y que carecen de librerías.
Libro Club tiene el propósito de recuperar el vínculo con todas las iniciativas individuales, colectivas y comunitarias existentes, así como contribuir a mejorar su trabajo e incrementar su impacto en el fomento a la lectura y la promoción cultural en cada una de sus comunidades.

¿TU COMO AYUDAS?, ¿HAS PENSADO EN HACER TU PROPIA CAMPAÑA DE FOMENTO A LA LECTURA?, ¿REGALAR REVISTAS VIEJAS?, ¿PRESTAR UN LIBRO?, ¿COMPARTIR EXPERIENCIAS?
Post a Comment

Popular Posts