LADY, MI VIDA PERRA . MELVIN BURGESS

Tìtulo: Ladu, mi vida perra.
Autor: Melvin Gurgess.
Número de páginas: 160.
Sello editorial: Editorial Océano.
Colección: El Lado Oscuro
Año: 2011.

Comienza a leer aquí.

¨Quienes busquen un discurso moralista contra la promiscuidad de la juventud actual, tendrán que buscar en otra parte¨. Amazon.com

¨Burgess le da a los adolescentes mucho que pensar en esta atrevida, sofisticada y en ocasiones, sexualmente explícita aventura, con una serie de personajes bien definidos e inusuales¨. American Lbirary Association 

Una joven lo abandona todo –la escuela, a su familia, a sus amigos, a su novio–. Entra en el mundo de las drogas y de la vida sexual sin recato. Hasta que sucede algo increíble: se convierte en perra…


Melvin Burgess nació el 25 de abril de 1954 en Sussex, al sur de Inglaterra. A la edad de 21 años se mudó a Bristol y comenzó a escribir. Desde entonces no ha dejado de hacerlo y ha publicado más de 20 libros por los cuales ha ganado numerosos premios, incluida la Medalla Carnegie y el Guardian Children's Fiction Prize. Es conocido como un escritor de libros controversiales que tratan temas fuertes como el sexo y las drogas, aunque de manera muy accesible y real para los jóvenes.


Acelerada, contundente y volátil es la novela, o un cuento corto, de Melvin Burgess. En Lady, mi vida perra nos lleva a una desenfrenada metáfora de la adolescencia sin siquiera tener que hablar de ello. Así como es la vida, cambiante, arrítmica, llena de sorpresas. Y en verdad que es una vida perra. No se trata de una historia didáctica, ni de un intento por comprender los estados adolescentes, es una narración que fugaz te lleva a diferentes estados de ánimo, desde los parajes más desolados de nuestra mente hasta el impetuoso y desenfreno sexual. Como suele ser la vida, así con cambios bruscos y dinámicos sin avisar. Una novela corta que evoca la reflexión sin pedirla, sin siquiera intentarlo. Un libro para compartir en el salón de clases y dejarlo ahí, para que alguien decida tomarlo y leerse así mismo. Recordarse, o enfrentarse a las similitudes que Burgess narra con una letal y correosa sinceridad. 

Basta de libros aburridos, intolerantes e infantiles que intentan gritar que la revolución adolescente es como debería de ser, y no como puede y suele ser. Lady, mi vida perra te lleva de golpe en un cambio metafórico, al estilo de Kafka, una metamorfosis canina, que te hace recorrer los bajos mundos y anhelar los sueños, que descubres, son vacíos y sin sentido. A veces, tan fácil como aventarse a las drogas y dejarse llevar. Como tan fácil dejarse llevar por el ímpetu carnal, y que es sólo eso, dejarse llevar por estímulos de un régimen sensorial alto y redescubrir el entorno. Repensar lo que te rodea. Basta de libros aburridos que se esconden hablando de sexo libre, basta de libros que se autocensuran. Lady, mi vida perra es el grito rabioso contra esa literatura basura que confunde. Es una mordida en la carne para hacerte temblar. Es un libro que se tiene que leer,  y discutirlo con rabia. 

Post a Comment

Popular Posts