LA JOVEN DURMIENTE Y EL HUSO . NEIL GAIMAN / CHRIS RIDDELL

Autor: Neil Gaiman, ilustración de Chris Riddell.
Editorial: Salamandra
Distribuidor: Editorial Océano.
Año: 2015.
Género: Fantasía, Juvenil.

Hojea el libro aquí.

Era una de esas brujas de los bosques, condenada a la marginación mil años atrás, una mala persona. Maldijo a la pequeña el día que nació, para que, cuando la joven cumpliera dieciocho años, al pincharla con un huso en el dedo se durmiera para siempre.

A vuelo de pájaro, era el reino más cercano al de la reina, pero ni siquiera los pájaros volaban sobre él.

Esta historia tal vez os resulte familiar: hay una joven reina a punto de casarse. Hay algunos enanos buenos, fuertes y valientes; hay un castillo rodeado de una maraña de espinos; y hay una princesa a la que, según se rumorea, una bruja condenó al sueño eterno. 

Pero aquí nadie espera que aparezca un noble príncipe montado en su fiel corcel y dispuesto a arreglar las cosas. Si una joven reina quiere demostrarse a sí misma que puede ser una heroína, rescatar a una princesa es una ocasión perfecta... 

Este cuento de hadas está urdido con un hilo de magia negra que gira sinuosamente, arrojando apasionantes brillos y reflejos que sorprenderán a lectores de todas las edades.



La literatura de Gaiman es terroríficamente sorprendente. Con una gran capacidad fantástica y una visión peculiar de las historias clásicas,y sobre todo, con un alto sentido de la belleza, una que no parte de la luz si no de lo aterrador y lo tenebroso que parte de una línea muy marcada en Gaiman, los sueños. En La Joven Durmiente y el Huso, ilustrado pro Chriss Riddell, con quién ha trabajo títulos como, Coraline y El Libro del Cementerio, ahora entregan un libro blanco, profundamente estético en una manera muy del cómic, un uso excepcional en la tinta y de líneas finas con vistas en dorado, un libro muy elegante, sobre todo, en la portada, la cual, el cubre polvo es parte de la portada, trabajado en un papel vegetal muy grueso que da aun más dimensión a la portada.

Gaiman parte de una mezcla rápida entre los cuentos clásicos de La Bella Durmiente y Blanca Nieves, la reina, quién está a punto de casarse, pero un extraño hechizo a echo que todos en el reino caigan en un profundo sueño. Por lo cual, junto con tres enanos se lanzarán a la aventura para encontrar la causa de la maldición que impregna el ambiente.  Las ilustraciones me recuerdan mucho al trabajo de Gaiman en el cómic, The Sandman, donde también el sueño es un elemento profundo que desarrolla una penumbra mística característica en la narración de Gaiman. No se trata de un cuento de terror, pero la estética y el estilo se acercan demasiado. Las desiciones de los personajes son contundentes y van desvaneciendo las fantasías idealizadas en la que una boda y el amor logran vencer al mal. En La Joven Durmiente y el Huso lanza una puesta mucho más vivaz que lleva a la reina a un mundo de aventuras sin prejuicios sobre su género, y sobre todo, rompe con la lógica del mundo mágico en el que la maldad es un elemento ajeno a la condición humana. Aquí el sentimiento humano, la pasión y las emociones se dejan desatar, tanto en su ilustración como en su narrativa, dejando al lector con una inquietante necesidad de seguir leyendo. Como encontrar la sombra de un dragón entre las nubes que te reta a la aventura. Sin prejuicios, sin engaños, sólo con los más macabros deseos que encarnan de las pasiones humanas y de las vanidades más  elementales, las que en su propia escancia están cargadas de perversidad. 



Post a Comment

Popular Posts