HOMENAJE A JULIÁN CARILLO EN EL IPBA


El Instituto Potosino de Bellas Artes presentará homenaje a Julián Carrillo.

Julián Antonio Carrillo Trujillo es uno de los músicos que más han aportado en la evolución y cambio de la teoría musical merced a su enunciación de la existencia de menores divisiones del tono a lo que llamó "Sonido 13".


Nacido en Ahualuco, San Luis Potosí, conoció el cultivo del arte sonoro a los nueve años en su pueblo natal, merced a la presencia de un maestro de música contratado para acompañar la misas y formar un coro: Flavio F. Carlos, quien vio en el niño posibilidades de aprender el difícil oficio de músico, por lo cual le sugirió se mudará a la capital para continuar su aprendizaje. Así llegó a la capital en 1885 y pronto destacó como un dotado violinista que era capaz de afrontar las páginas más difíciles para este instrumento.

Sus deseos de superación lo hicieron emigrar a la capital del país, donde ingresó al  Conservatorio de Nacional de Música, contando con importantes maestros como: Pedro Manzano (violín), Melesio Morales (composición) o Francisco Ortega y Fonseca (acústica).  Luego de una clase con el anterior y ciertas explicaciones sobre la teoría de tonos y semitonos, decidió experimentar con menores divisiones en el violín obteniendo: "un sonido extraño cuya razón matemática es 2(1.007246412)..." lo que en su teoría será 1/16 de tono", esto ocurrió el 13 de julio de 1895 -por lo cual este año se celebra el 120 Aniversario de la enunciación del Sonido 13-.

En 1899 mediante una beca otorgada por Porfirio Díaz continuó estudios en Leipzig, Alemania, donde contaría con la guía de: Hans Becker (violín), Karl Reinecke (teoría) y Salomón Jadassohn (composición). Igualmente formó parte de la orquesta de la Gewandhaus, bajo la batuta del mítico Arthur Nikisch.

En 1900 asistió al Congreso Internacional de Música en París, Francia donde presentó una ponencia sobre cambiar los nombres a las notas musicales que fue aprobada. Dos años después estrenará su Primera Sinfonía en re mayor.  En 1905 regresó a México y un año después fue nombrado profesor de composición en el Conservatorio. En 1911 asiste como delegado al Congreso Internacional de Música a Roma, Italia. Dos años después es nombrado director del Conservatorio Nacional.

En 1925 inventa la escritura numérica para su teoría, construye los instrumentos, entrena las voces y presenta el "primer concierto que hubo en el mundo con composiciones a base de dieciseisavos de tono y sus compuestos". Al año siguiente la Composer League de Nueva York le encarga una obra, por lo cual compone la Sonata casi-fantasía.
En 1940 Carrillo patentó los quince pianos metamorfoseadores, construidos por la casa Sauter de Alemania.


Miércoles 28 de Enero a las 20:00 h. en la Sala de Conferencias del IPBA para el concierto que se llevará a cabo el homenaje a este gran compositor. Para mayores informes a los teléfonos 8 22 12 06 y 8 22 01 66 o en las instalaciones del Instituto Potosino de Bellas Artes ubicado en Av. Universidad esq. Constitución s/n centro.
Post a Comment

Popular Posts