QUANTIC LOVE . SONIA FERNÁNDEZ-VIDAL

Autor: Sonia Fernández-Vidal
Editorial: Océano
Año: 2012
Género: Ficción.
Colección: Gran Travesía, LaGalera.

Comienza a leer este libro aquí.

¿Qué tiene que ver el amor con la física cuántica?
¿Puede una joven enamorada desentrañar los misterios de su corazón mientras se adentra en los enigmas del universo?

Una novela juvenil que nos atrapa por la combinación de romance y divulgación científica. La protagonista es Laila Fortuny, una chica que acaba de concluir el bachillerato y desea continuar con sus estudios. Sin embargo, sus padres se han quedado sin trabajo, lo cual la obliga a conseguir un empleo como mesera en el restaurante del Centro Europeo de Investigación Nuclear. Allí conoce a Brian, un estudiante de doctorado que ha trabajado en Los Álamos, Nuevo México, donde se fraguan proyectos militares. Su nuevo amigo se ofrece a enseñarle las instalaciones mientras le explica los secretos de la física cuántica. Ella queda fascinada por el joven científico que parece inmune a sus encantos. Mientras sirve comida diariamente a cientos de investigadores, Laila espera el primer beso, en el verano más emocionante de su vida en el que descubrirá que la ciencia puede ser sexy y que el amor es la energía más poderosa del universo.


Sobre Quantic Love, su autora ha comentado: "Esta novela cuenta una historia de amor con un transfondo científico; el objetivo es describir a partir de toda la narración que va transcurriendo en este centro de investigación -el CERN- que la gente pueda ir aprendiendo pero que se encienda también la chispa de la pasión, la pasión por aprender. En definitiva, que cada vez seamos más los que nos enamoremos de la ciencia." Sonia Fernández-Vidal nació en Barcelona en 1978. Se doctoró en Física, en el campo de la Información y Óptica Cuántica por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha trabajado y colaborado en el Centro Europeo de Investigación Nuclear, en el Laboratorio Nacional de Los Álamos y en el Instituto de Ciencias Fotónicas.


¿Sería la física el pretexto para escribir una historia de amor o sería al contrario?   Sonia Fernández-Vidal nos lleva a una aventura adolecen en el CERN, (Organización Europea para la Investigación Nuclear, por sus siglas en francés), el prestigioso centro científico ubicado en Suiza, donde Laila, que tras concluir sus estudios de bachillerato y en la búsqueda de una carrera profesional trabajará en el CERN sirviendo café durante el verano. Dónde encontrará amores imposibles y amistades explosivas. Sonia nos lleva a un universo universitario como los que vemos en las películas, incontables fiestas donde el alcohol fluye como la propia sangre por el cuerpo y las pasiones carnales se detonan en cualquier oportunidad rodeados de una desbordante descripción de las principales investigaciones que se desarrollan en el CERN, por supuesto, todo entorno a la Física Cuántica. 

Laila va descubriendo su interés por la física como por lo físico; Brian científico norteamericano destacado y Alessio, reportero italiano. La triada del amor imposible y la lucha de los contrarios por el amor de Laila desentrañado en la mística de las teorías científicas que se desnudan ante el lector, algunas pícaras, algunas otras crueles. Científicos eufóricos que parecieran trabajar en una enorme fiesta en el continente europeo. Fluye entre líneas la pasión de Sonia por la ciencia como los guiños para los amores adolescentes, los que llegan de golpe y te noquean, los que te impulsan por fuerzas invisibles a seguir las corazonadas, las intuiciones y provocar accidentes cargados de asombro. Como han sido muchos de los grandes descubrimientos y aportaciones de la ciencia, cargados de una contundente pasión y emoción volátil que hace chocar las más ínfimas partes de la materia causando reacciones en cadena que desbordan en las más elementales emociones humanas, la alegría, el miedo, el llanto, y la fuerza para continuar para aventarse al vacío  y encontrar las respuestas a las inquietudes que roban los sueños y atrapan en las habitaciones el insomnio. 

En el amor y la ciencia, ¿todo se vale? Quantic Love se queda en un instante donde todo armoniza trás un desbordante caos lleno de choques por pares, de iguales cuando las apariencias nos extrañaban la mirada para ver contrarios y opuestos. Todos en un mismo cause, los personajes guiados por sus propios principios de teoría social, física y universal. Todos con sus detalles peculiares justo para reventar una situación que pareciera obvia,  y el elemento que rompe los flujos, la aparición constante simbólica del grito más famoso de la ciencia, ¡Euruka! y entonces las dudas y las teorías físicas aplicadas surgen de un impulso emocional que emana del aparente desconocimiento de Laila, quien carga en si los principios fundamentales de soñar e imaginar. 

Aunque no me agradó del todo el cierre de Quantic Love, porque no deja de ser una novela explosivamente rosa, a diferencia de la otra novela de Sonia, La Puerta de los Tres Cerrojos donde la física se desborda. Tal vez a muchos otros los llevará a tratar de pensar y replantear lo que nos rodea. El vacío, las partículas, las fuerzas que nos mueven, la química de nuestros cuerpos y las constantes variantes que cambian las ecuaciones de la vida llenándolas de sorpresas y más preguntas que atrapen nuestros sueños y nos avienten hacia adelante. 

Ve el video de una excursión que se hizo con Sonia Fernández-Vidal al CERN. Allí, vive las experiencias de la personaje protagonista y conocen de primera mano cómo funcionan artefactos tan sofisticados como el acelerador de partículas.



Post a Comment

Popular Posts