WILD CARDS, EL COMIENZO . GEORGE R. R. MARTIN



Autor: George R.R Martin, Howard Waldrop, Roger Zelazny, Walter Jon Williams, Melinda M. Snodgrass, Lewis Shiner, Victor Milan, Edward Bryant, Leanne C. Harper, Stephen Leigh, John J. Miller  
Editorial: Océano
Año: 2013
Género: Ficción.
Colección: Gran Travesía

Comienza a leer este libro aquí

Al reverso: El 15 de septiembre de 1946 un virus extraterrestre cayó sobre Manhattan. Los sobrevivientes quedaron convertidos en metahumanos: jokers, seres con deformidades físicas y habilidades fuera de lo común, siempre marginados y hostigados; o ases: hombres y mujeres de apariencia humana normal, que desarrollan el don de volar, de leer las mentes ajenas, la capacidad de atravesar paredes, de cambiar de forma a voluntad, de hacerse invisibles e incluso de detener el tiempo. Muy pronto la mafia y las grandes potencias competirán por cazar y apoderarse de personas tan excepcionales como Ghost Girl, el Durmiente, el Titiritero o los poderosos Cuatro Ases, algunos de los cuales se inclinan al crimen, antes que a hacer el bien.




En un mundo hambriento de paz, llega una nave trasportando el caos
Una bomba alienígena es detonada sobre el planeta, esparciendo indiscriminadamente un virus genético en aquella Tierra apenas recuperada de los horrores de la Segunda Guerra Mundial. El resultado: Wild Cards, hombres y mujeres que experimentan dos clases de mutaciones: los ases son bendecidos con poderes sobrehumanos, y los jokers padecen físicos desfigurados y trastornos mentales.

Wild Cards, el comienzo es el primer libro de una serie coordinada y editada por George R. R. Martin. El volumen presenta a casi todos los personajes y a la mayoría de los 'pesos pesados' que protagonizarán los volúmenes consecutivos. Se trata de una antología de cuentos ligados entre sí, con extractos ficticios de publicaciones relevantes de aquel tiempo que retoman hechos reales que sucedieron entre 1946 y principios de los años ochenta. El libro se inicia con un breve Prólogo, escrito por George R.R. Martin bajo el seudónimo de "Studs Terkel": "De tiempos salvajes: una historia oral de los años de posguerra", que ofrece una perspectiva humana de la llegada a la tierra del padre de los Wild Cards, el Dr. Tachyon, en 1946.

Propiamente, "¡Treinta minutos sobre Brodway! ¡La última aventura de Jetboy!" (de Howard Waldrop) detalla el heroico intento de un piloto de combate veterano de la Segunda Guerra Mundial para prevenir el esparcimiento del virus Wild Card sobre Manhattan por un maniaco desde una aeronave.

Con "El durmiente" (de Roger Zelazny), conocemos a una de las primeras víctimas del virus Wild Card: Croyd Crenson, uno de los personajes más importantes de la serie, que está condenado a caer en coma y despertar en un nuevo cuerpo cada cierto tiempo, a veces como as, otras como joker. En el cuento seguimos su evolución desde un chico inocente de catorce años hasta convertirse en un adulto y su inevitable descenso al mundo del crimen.

La historia siguiente es "Testigo" (de Walter Jon Williams), un relato narrado en primera persona por uno de los grandes Ases: Jack Braun, también conocido como Golden Boy, quien da cuenta de sus orígenes en los años cuarenta, la creación de la agrupaciónLos Cuatro Asesy su caída durante la cacería de brujas a cargo del gobierno de Estados Unidos. "Ritos de degradación" (de Melinda M. Snodgrass) da vida al Dr. Tachyon y su involucramiento con los otros dos miembros de Los Cuatro Ases.

Entre historias, el lector encontrará cinco Interludios, escritos por George R.R. Martin y basados en extractos de noticias reales de la época, e imitando el estilo de diversos autores; así el primer Interludio es "Ases rojos, años negros", un artículo de Elizabeth Crofton sobre los primeros años del virus. "El capitán cátodo y el as secreto" (de Michael Cassut) y "Powers", de David D. Levine, narran el papel desempeñado por los ases en los peores años de la Guerra Fría.

La "Edad de plata" del universo de Wild Cards empieza con "Juegos de manos" (de George R.R. Martin) que presenta a la Gran y Poderosa Tortuga, uno de los más poderosos e importantes ases de la serie. Le sigue otro Interludio -una breve noticia delNew York Timesde 1966- antes de que nos adentremos en "La larga, oscura noche de Fortunato" (de Lewis Shiner), que detalla el ascenso de un poderoso hechicero (y proxeneta) que trata de capturar a un brutal asesino serial.
"Transfiguraciones" (de Victor Milán) cuenta el origen del Capitán Trips, un jipi que se entera de que las drogas lo hacen asumir una serie de personalidades súper poderosas.

Enseguida está "Wild Card Chic", un Interludio muy divertido, escrito al estilo del periodista Tom Wolfe que marca el camino hacia "En lo más profundo" (de Edward Bryant & Leanne C. Harper), que presenta a Bagabond, una indigente que puede controlar a los animales, y a Jack Alcantarillas, un trabajador del subterráneo que se puede metamorfosear en cocodrilo. El interludio siguiente está escrito en el estilo de Hunter S. Thompson: "Miedo y asco en Jokertown". Le sigue "Hilos" (de Steven Leigh), donde se presenta al cruel Titiritero, uno de los mayores villanos de la serie: un as capaz de controlar la mente de cualquier persona con sólo tocarla para alimentar sus emociones negativas.

El quinto Interludio ofrece una colección de testimonios de varios personajes, que reflexionan sobre los primeros 35 años del virus. En "Ghost Girl toma Manhattan", una chica descubre su poder de atravesar las paredes... siempre y cuando lleve poca ropa. El cuento final, "Llega un cazador" (de John J. Miller) presenta a Yeoman, un veterano de Vietnam que destaca por su habilidad con el arco, que despliega para vengar el asesinato de su esposa.

Un "Epílogo" (de Lewis Shiner) prepara el terreno para las siguientes generaciones de ases y jokers..
Al final, el lector encontrará un par de apéndices que explican la ciencia del virus Wild Card. George R. R. Martin y un grupo de narradores capaces de imaginar un mundo paralelo a éste parten de los momentos cruciales de la historia a fin de contar una saga donde el gusto por la aventura y el heroísmo más alto se han vuelto indispensables para sobrevivir.




Wild Cards fue editado por primera vez en 1987 donde R. R. Martin reunió a constantes escritores de la ciencia ficción norteamericana para así contar una historia comunitaria en el universo creado por el propio Martin. Todo ocurre en Norte América en 1942, después del término de la Segunda Guerra Mundial. Un país en crecimiento orgulloso de su desempeño en la guerra.

La historia comienza con la narración de Martin, un prólogo donde comienza con la caída de una nave extraterrestre en nuestro planeta, transporte del Dr. Tachyon quien proviene del planeta Takis y su nave termina presa por el Gobierno de los Estados Unidos.  Comienza la moderna historia norteamericana. El Dr. Tachyon nos revelará el mundo brillante y oscuro del universo Wild Cards, él viste extravagantemente de contrastantes colores, al mero estilo de un pimp de las calles de Nueva York buscando el amor, disfrutando de las mujeres y el juego.  Tras la llegada del Dr Tachyon a la Tierra y estando capturada su nave es que se libera el patógeno Wild Card, extendiéndose sobre Manhattan en una ola de muertes y en aquellos que lograron sobrevivir una extrema mutación, ser un As con súper poderes como poder volar, telepatía súper fuerza o convertirse en un Jocker con deformidades, cambios de piel,  extremidades extra o peor. Las cartas fueron echada y a cada uno con su propio virus Wild Card.

Este mosaico de historias en un mismo universo narrado por diferentes autores tienen como hilo conductor la propia historia norteamericana; La Depresión,  la Guerra de Vietnam,  el comienzo de los grupos mafiosos en las ciudades,  la creciente ola de los lugares de perdición, y una constante en Wilrd Cards, la guerra fría y la lucha contra los "rojos". Los autores nos llevarán a lo largo de múltiples personajes y acontecimientos a una fracción de la lucha contra los comunistas por parte de Estados Unidos. Los grandes acontecimientos de la historia norteamericana están rodeados de seres prodigiosos, o de monstruos deformes, y de algunos otros que usan corbata y traje. Conoceremos a personajes formidables llenos de posibilidades como el héroe Golden Boy, en un recurrente recuerdo de las glorias pasadas de la guerra, los oscuros acuerdos entre los pasillos y los movimientos secretos del contraespionaje.  Historias crueles de amor que se pierden en el alcohol, las drogas y el juego. El surgimiento de héroes enmascarados y de malhechores sorprendentes.  En esta primera entrega no hay villanos, ni a quién atacar, es un recuento histórico que pone sobre la mesa, al mero estilo del Texas Holdem, las posibilidades tras los párrafos y las historias de los personajes, que algunos suelen ser recurrentes y algunos otros sólo dan colorido al basto universo para poder entender el proceso de esta historia que es Wild Cards.

Al leerlo me recuerdo algo a Watchmen de Alan Moor, en entrelazado de la historia con los acontecimientos difusos de la historia como en la singularidad de los personajes, al menos en los Ases,  pero ¿que nos tendrán preparados los Jockers? que hasta ahora se encuentran segregados en los barrios bajos y de la propia historia. Wild Cards, el Comienzo plantea el surgimiento de los héroes y su persecución, pero aun no ha mostrado el total de la baraja. También serán partícipes de esta narración Albert Einstein, Robert Openheimer, Truman,  Nixon, entre varios más.  Se rumora que estará Wild Cards en el cine,  pero aun no hay nada concreto, sin duda una campaña titánica por el denso de la propia historia, no entiendo a los escritores de ciencia ficción del todo, la profundidad de sus historias tiende a la extensión de las mismas,  el mal de los físicos supongo, para explicar lo más sencillo es necesario un ensayo de kilométricas páginas y de otras fuentes. Wild Card tiene ese fenómeno, y cuando los personajes se dejan entrever y consumir por sus pasiones el capítulo termina con un sabor a soledad profundo. Las miradas son la perdición en el juego de cartas y en esta primera entrega, El Comienzo, pocos son los personajes que se hablan mirándose a los ojos. Aun se encuentra oculta la historia que une a todos estos narradores, pero el universo y sus reglas están ya escritos, a ver que ocurre con la siguiente entrega, Ases en lo Alto.

Aquí les dejo el primer capítulo del libro:

El 15 de septiembre de 1946 un virus extraterrestre cayó sobre Manhattan. Los sobrevivientes quedaron convertidos en metahumanos: jokers, seres con deformidades físicas y habilidades fuera de lo común, siempre marginados y hostigados; o ases: hombres y mujeres de apariencia humana normal, que desarrollan el don de volar, de leer las mentes ajenas, la capacidad de atravesar paredes, de cambiar de forma a voluntad, de hacerse invisibles e incluso de detener el tiempo. Muy pronto la mafia y las grandes potencias competirán por cazar y apoderarse de personas tan excepcionales como Ghost Girl, el Durmiente, el Titiritero o los poderosos Cuatro Ases, algunos de los cuales se inclinan al crimen, antes que a hacer el bien.



Post a Comment

Popular Posts