CAZA DE YOUTUBEROS Y TUITEROS

TVE produce su primera webserie para intentar enganchar al público joven. ‘Conoce el Internet’ apuesta por un humor “ácido y gamberro”

ROSARIO G. GÓMEZ. 29/04/2014 11:25


La audiencia de TVE es la más envejecida de los grandes canales y en sus filas se concentra la mayor proporción de espectadores mayores. Si el año pasado la cuota de pantalla de La 1 fue del 10,2%, en el tramo que supera los 64 años, subió al 14,1%. La 2, en otros tiempos referente para el público joven, con noticieros alternativos y formatos vanguardistas, sigue la misma pauta que su cadena hermana. Es este grupo demográfico firma un 3,5% frente al 2,4% entre el total de la audiencia (individuos mayores de cuatro años). Vanos han sido los intentos para rejuvenecer su público con propuestas arriesgadas e innovadoras. Pero ahora, la cadena cambia de estrategia y apuesta por enganchar a los jóvenes desde la Red. El instrumento del que se vale son las webseries. La primera de estas producciones, a punto de estrenarse, se titula Conoce el Internet y por ella pasarán blogueros, tuiteros y youtuberos con legiones de seguidores.

Con este nuevo formato, la televisión pública pretende explorar la Red y hacerlo en un tono satírico. El eje de esta producción de RTVE.es es un ficticio entrevistador, Adolfo S. Galán, que echará mano de un humor “ácido y gamberro”, según su presentador y creador, el realizador de televisión Miguel Campos. “Hemos rastreado la web para ver quiénes son los personajes que mueven a la gente. Aspiramos a que sus fans conozcan nuestros productos”, expone Campos. El objetivo de esta webserie es plasmar “el postureo” en Internet. “Gente que hace 10 años era imposible que fuera famosa ahora arrastra a muchísimas personas. La pregunta es ¿hacia dónde?”, dice Campos.

Conoce el Internet entrevistará cada semana (a partir del próximo martes en RTVE.es) a una celebridad del universo online. Serán entrevistas fabuladas, sujetas a un guión pero con un ligero margen para la improvisación. “Los invitados tienen que mover a muchos fans pero tienen también que saber moverse ante las cámaras”, dice su creador, que compatibiliza la webserie con su labor como reportero y realizador de promociones.

Los primeros personajes que se someterán al sarcasmo del periodista-actor son JPelirrojo, uno de los youtuberos que más seguidores acarrea, con unos 400.000 fans (casi la mitad de los hinchas que tiene el Real Madrid); Miranda Makaroff, célebre bloguera envuelta en el mundo de la moda; el humorista Antonio Castelo; la guionista y directora Inés de León y Mikel Iturriaga, autor del blog El comidista, que se difunde a través de la edición digital de EL PAÍS. Cada uno de ellos protagonizará un episodio, de tres minutos de duración, la medida estándar para las creaciones de Internet. “Me han dejado las manos libres para tocarle las cosquillas a los invitados”, asegura Campos.

Con esta apuesta, RTVE aspira a atraer hacia sus pantallas a un nuevo público, ese que no recala en la televisión convencional sino que consume contenidos audiovisuales a través de Internet. “Es un formato experimental que permite aprender nuevos lenguajes”, explica la cadena. Además, el programa se realiza a coste cero, en un pequeño estudio de Prado del Rey.

La 2 ya intentó atrapar a veinteañeros fanáticos de la Red con Fiesta suprema. Para este magacín diario reclutó a humoristas y videoblogueros que tienen centenares de miles de suscriptores en la web. Pero el programa, que prometía “humor, frescura y descaro”, pinchó de manera clamorosa. En principio, se ubicó en la tarde pero fue reubicado en la madrugada en una segunda (y también fallida) oportunidad. El experimento pionero, como lo definió TVE, se esfumó en poco tiempo.

Con Conoce el Internet, la televisión pública se embarca en un nuevo experimento. Pero esta vez, además de ser más barato, apunta hacia donde está el público: la Red. Esta estrategia es precisamente la que ha seguido la cadena pública británica, que ha desplazado los contenidos de BBC3 a Internet. La BBC no oculta que tras esta operación hay un criterio económico. Se trata de reducir costes sacando de las ondas una de sus ofertas.
El salto al mundo online de BBC3, una cadena especializada en series de comedia y música, ha sido criticado por sus fieles seguidores. Pero la corporación británica tiene el convencimiento de que los espectadores a los que va destinada (de 16 a 34 años) se adaptarán sin problemas al visionado digital. Sin despreciar, claro, lo que se ahorra la compañía. Sus directivos calculan que con el traslado a Internet la BBC se ahorrará 120 millones de euros.

Difícil es que TVE pueda pescar espectadores de los nueve canales condenados al cierre por el Gobierno tras la sentencia del Tribunal Supremo. El presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique, reconoció esta semana que la televisión pública no ganará espectadores por el apagón de Nitro, La Sexta 3, Xplora, La Siete y Nueve, que en conjunto acaparan el 7% de la audiencia. Los seguidores de estos canales, mayoritariamente personas entre 20 y 40 años, “no son del perfil del consumidor de contenidos de TVE”, dijo Echenique. Por eso tendrá que buscar a este tipo de público en otros caladeros: los de Internet y las redes sociales.
Post a Comment

Popular Posts