TARÁNTULA . BOB DYLAN

Título: Tarántula
Autor:  Bob Dyla
Editorial: GlobalRhythm,  Océano.
Año: 2013
Género: Narrativa
Colección: Hotel de Letras

Al Reverso: 

"El Poeta más grande de nuestros tiempos", Van Morrison.

"Bob Dylan hizo lo que pocos, muy pocos cantantes han hecho jamás. Cambió la música popular. Y hemos vivido en un mundo moldeado por su manera de cantar desde entonces". Bono


1966 fue un año crucial para Bob Dylan: además de desarrollar su etapa más creativa y original como músico, poeta, también fue el año en que escribió Tarántula, su primera y única incursión en el universo de la novela. Reflejo del tono y el espíritu de los tiempos turbulentos en los que fue escrito, la publicación de este libro se postergó por distintos motivos, entre ellos el famoso accidente en motocicleta que sufrió el cantante a las afueras de Woodstock, de manera que circuló durante años en fotocopias clandestinas.  

Novela visionario y rockera, hecha de prosa  y verso en iguales cantidades, hermana inconfundible de las mejores canciones de Dylan, Tarántula no se limita a contarnos una o varias historias: permite un vistazo único a las habitaciones en que ocurrían los procesos creativos de este artista singular: los personajes que reconocía durante sus viajes, los ambientes y los temas que siempre lo han obsesionado, la poesía que espera tirada en un callejón. 




Bob Dylan nació en 1941 en Minnesota, Estados Unidos. Su verdadero nombre es Robert Allen Zimmerman. Es uno de los músicos, cantantes y poetas estadunidenses más importantes del siglo XX y su trabajo se ha prolongado hasta nuestra época. Comenzó su carrera a finales de los años cincuenta y lanzó su primer disco en 1962. Ha obtenido infinidad de premios (Grammy, Globo de Oro, Oscar, etc.). En 2007 se hizo merecedor al Premio Príncipe de Asturias de las Artes.

«Yo acepto el caos, no estoy seguro de que él me acepte a mí.» Bob Dylan


Tarántula, primera y única aproximación de Bob Dylan a la ficción literaria, fue escrita en 1966, pero, por vicisitudes diversas que harían imposible su publicación entre ellas el accidente del propio artista y su deliberadamente prolongada recuperación, tal como revela en Crónicas I, no vería la luz hasta 1971. Su publicación fue postergándose una y otra vez, y durante años circularon tan solo copias piratas, a modo de "booklegs" fotocopiados a partir de esas primeras galeradas que circularon libremente, sin el consentimiento del autor, con la inapreciable ayuda de algunos incautos críticos. Desafortunada incidencia que, con todo, parece encajar con los usos y costumbres del contexto que la alumbra, y no deja de ser un irónico reflejo del tono y el espíritu de los turbulentos tiempos en los que fue escrita. 1966 deviene un año fundamental en la consolidación de la etapa más personal y creativa de la obra poética y musical de Dylan.


En Tarántula encontrarás toda una mística del rock, del folk, viajes ácidos, mundos paralelos, y viajes cíclicos a lo largo de las memorias musicales de Bob Dylan, buena parte de las líneas que encierra este pequeño libro verde son tan familiares, casi próximas a la vivencia personal, pero es el eco de las canciones de Dylan que resuenan entre línea y línea, las traducciones de las canciones al español te confunden y aturden un poco, pero basta con recordar las grabaciones, algunas de las películas y canciones tan peculiares como: I Shall Be Released, It’s Alright, Ma, la mística de Like A Rolling Stone o el gran viajde de Every Grain of Sand o al menos, al leer así suena este libro. 

Diego Manrique apunta, "Continúa la locura. Un Dylan anfetaminado y poseído correo USA, Australia y Europa. Le pitan en parís por utilizar como telón una bandera norteamericana. En el Royal Albert Hall londinense alguien le grita: "¡Judas!" y el público aplaude. Estoico y altivo. Dylan lo acepta todo. Se enfrenta con hordas de periodistas a los que despista con asombrosa maestría:  delirantes conversaciones aparecen en los periódicos. Sigilosamente, Dylan sigue aproximándose a la melopea musical que le ronda por el cerebro. Viaja a Nashville donde, con la ayuda de los famosos músicos de estudio de esa ciudad y v arios amigos, graba abundante material, este material se edita en forma de doble álbum. El circo dylaniano sólo se detiene por fuerza mayor: el sábado 30 de julio Dylan sufre un accidente cuando circulaba con su moto (una Triumph 500) por las tranquilas carreteras cercanas a Woodstock. A partir de entonces, el silencio".

Este silencio que menciona Manrique se ve interrumpido por las líneas que son todas las patas de la Tarántula. Un ritmo caótico, vertiginoso, en algunos casos, muy escasos, alegre, en algunos otros en un delirante espiral que te absorbe  al pasar de la página y como por arte espiritual te revitaliza, y te lanza fuera del torbellino como con el arrancar de una melodía. ¿Que destino pudiera tener este libro? como cuando las copias apócrifas del primer manuscrito circulaban de mano en mano como ahora la música pasa de una memoria a otra. Donde los elementos musicales tienen una caducidad extraña que se pierde en el tiempo y permanece en otro, donde la Tarántula encierra y avanza sin un punto destinal pero si con una clara emotividad que te lleva a las entrañas de la música popular, el folk. Narraciones interrumpidas, personajes extraños en las habitaciones y un peculiar estilo narrativo que complementa la música de Dylan, o viceversa, que son estas páginas los motivos de las canciones o todas aquellas que se perdieron en los estudios de grabación, en la guitarra solitaria del cuarto de hotel o el viento que parece estático en las carreteras y sólo el paso de una motocicleta pudiera hacer destino del silencio y llenarlo con música como el crujir de las hojas y el pasar de los dedos rozando las huellas del papel que dan forma a esta Tarántula verde. 
Post a Comment

Popular Posts