LA MODELA ASESINADA . ENTREVISTA DE LARGA DISTANCIA CON ÓSCAR COLLAZOS


Óscar Collazos es originario de Bahía Solano, Colombia. Su obra ha estado en un primer plano de la literatura de su país.  En su novela La Modelo Asesinada Óscar Collazos nos lleva a a las Torres del Parque en Bogotá donde será la escena del crimen. Una novela rodeada de arte, de poetas, políticos, regalos misteriosos con un dejo de horror. Aquel que tenga el dinero podrá comprar la belleza de una pintura, de un edificio, del silencio de las traiciones, del cuerpo de una mujer, de varias, de lo que quieran. No hay precio en la etiqueta.

1.-¿En qué momento surge la idea de escribir La Modelo Asesinada?
Primero, de una imagen: alguien es testigo ocular de un crimen y se obsesiona en la investigación del caso. Me veo sentado en el piso 13 de un apartamento, con un whisky y unos binóculos a la mano, viendo cómo entrar en la intimidad del mundo. Al pensar en una trama, decidí darle un contexto: el narcotráfico, la alta política y el impacto de las organizaciones criminales en la vida de Colombia, sobre todo en las industrias de la belleza. Nunca pretendí escribir un documento sino una historia de intrigas que, además de divertir al lector, le diera una visión de la sociedad colombiana de esos años. 

2.-¿Cómo fue desarrollar a Raúl Blasco? ¿Cuál fue la inspiración para el Ex Fiscal?
Quise darle a este personaje algunos rasgos de alguien a quien, presumo,  conozco bien: yo mismo: costumbres, manías, placeres secretos, un toque de ironía en el lenguaje, cierto escepticismo en el futuro, una juguetona cultura literaria. Pensé en un ex fiscal sui generis pero no imposible de imaginar: su búsqueda desinteresada de la verdad es tan grande como su búsqueda del placer.
 
3.-¿A qué se va a enfrentar el lector en La Modelo Asesinada? ¿De que trata la novela?
El lector abre las páginas de esta historia y lo primero que ve es a un narrador que cuenta aspectos de su propia vida (se está separando de su esposa) antes de presenciar la escena que decidirá el futuro de la narración y de su vida: acaban de asesinar a una hermosa mujer que se desnudaba  en la sala de uno de los apartamentos vecinos y él, un sofisticado voyeur, decide empezar la investigación. La mujer asesinada resulta ser una famosa modelo.

4.-¿Qué fue lo más difícil al escribir La Modelo Asesinada?
Construir personajes femeninos creíbles, mantener el tono irónico de la narración y pelar la cebolla sin prisas hasta llegar a la última capa.

5.-¿Hasta dónde ha llegado la novela?
La modelo asesinada fue mi primera “novela negra” o propiamente policíaca y me llevó a la tentación de volver al género más tarde: Señor Sombra (Norma, 2009). La novela, como género, va y viene, parece agotar sus recursos y vuelve a ser el género estelar de la literatura: como entretenimiento o como elaboración artística.

6.-¿Cual fue la reacción del público el encontrar varias similitudes con la vida cotidiana, de hechos pasados reales, no ficticios?
Los lectores colombianos hicieron el ejercicio de identificación de los personajes de a ficción con los personajes de la realidad. Algo inevitable.  Un periodista muy cercano al expresidente Ernesto Samper, escudero de su gobierno,  escribió que la novela  era “un panfleto.” Mis amigos del edificio donde viví en Bogotá  y donde transcurre el crimen y gran parte de la novela, corrieron a buscarse en las páginas del libro porque hay personajes secundarios con nombre e identidad propios. Se escribió una tesis de maestría en una universidad sobre la figura del poeta en La modelo asesinada. Todavía hoy me preguntan en cuál modelo me inspiré para construir el personaje de Érika, me preguntan si la esposa de Raúl Blasco es la misma mujer de la que el escritor acababa de divorciarse en esa época y si el personaje Óscar Collazos sirvió en realidad de intermediario en la adquisición de un Picasso para un narcotraficante.

7.-¿Qué novelas del género policiaco, novela negra recomendaría?
Todas las novelas y cuentos de Raymond Chandler (Todo Marlowe), que editó en un grueso tomo RBA;  Agosto, de Rubem Fonseca;  Bala de plata, de Elmer Mendoza;  ahora mismo, La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joel Dicker; El hombre que amaba los perros, de Leonardo Padura… Vuelvo a leer Luz de agosto de Faulkner como si fuera una novela policíaca. La biblioteca del género es inmensa. No soy de todas maneras un autor de “novela negra” sino un escritor que s sirve de los recursos de la novela negra.

8.-¿Cómo fomenta la lectura?
Escribiendo sobre libros en los medios de comunicación, visitando numerosos colegios donde leen algunas de mis novelas juveniles. ¿Sabe que la SED de México publicó 99.000 copias de mi novela La ballena varada para estudiantes de prepa? Doy clases de literatura en una universidad de Cartagena de Indias y trato de volver divertida la lectura de libros.


Post a Comment

Popular Posts