NO CEDERÁ ANTE ACTOS DE VIOLENCIA, RATIFICA LA UNAM


Crece la tensión
Los alumnos insisten: diálogo público y retiro de denuncias
No cederemos ante exigencias enarboladas con la violencia, dice abogado de la UNAM a inconformes
En asamblea general, los jóvenes aprueban plan de acción; hoy marchan en Ciudad Universitaria
Foto
El abogado de la Universidad Nacional Autónoma de México, Luis Raúl González Pérez, entrega un documento a los jóvenes que mantienen tomada la torre de rectoríaFoto Roberto García Ortiz
Foto
Mitin celebrado después de la asamblea realizada en el auditorio Che Guevara de Filosofía y LetrasFoto Marco Peláez
Emir Olivares y Arturo Jiménez
 
Periódico La Jornada
Jueves 25 de abril de 2013, p. 2
El abogado general de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Luis Raúl González Pérez, entregó un documento a los jóvenes que mantienen tomada la rectoría, en el que las autoridades señalan que no cederán ante exigencias enarboladas mediante la violencia, la cerrazón y contrarias a la legalidad, e informan que se ratificaron las demandas penales contra quienes resulten responsables de la ocupación ilegal. En respuesta, horas después, los inconformes indicaron en un comunicado que no desocuparán las instalaciones hasta que se dé un diálogo público y se retiren las denuncias en su contra.
En tanto, activistas que participaron en una reunión en el auditorio Che Guevara decidieron permanecer en plantón en la explanada de rectoría, ante el posible ingreso de la Policía Federal (PF), sin que se pronunciaran en favor o en contra de la toma del edificio desde el viernes pasado, cuando unas 15 personas con el rostro cubierto rompieron una de las ventanas para ingresar.
Firmeza de las autoridades
Las autoridades universitarias insistieron en el texto que la devolución de la torre de rectoría no está sujeta a condición o presión alguna que sea contraria al orden jurídico ni a los valores fundamentales de la casa de estudios.
Pasadas las 13 horas, González Pérez llegó a la rectoría para entregar el documento donde se asienta que se amplió la denuncia penal y se solicitó al Ministerio Público actuar en contra de algunos de quienes han sido identificados como participantes (de estos) hechos, así como la posible sustracción de bienes universitarios.
“Su actitud de mantener tomadasilegalmente las instalaciones de la rectoría agravia a la institución y a la comunidad universitaria, al impedir el normal desarrollo de actividades”, indica el texto.
Se trata del segundo documento que entrega el abogado general al grupo de inconformes. El sábado anterior acudió por primera vez para presentar a los jóvenes un texto en el que la UNAM subraya que no habrá diálogo hasta que los jóvenes entreguen las instalaciones.
La noche del martes, tras un debate en la explanada de rectoría en el que participaron decenas de universitarios con opiniones en pro y en contra de la ocupación, el grupo de inconformes decidió retirar su demanda de que sean reinstalados los estudiantes expulsados del CCH Naucalpan por un enfrentamiento con trabajadores, que fue el principal motivo para quetomaran la rectoría y la dirección general del Colegio de Ciencias y Humanidades, ésta el 6 de febrero pasado.
Los jóvenes informaron que se retirarían del inmueble este miércoles a las 17 horas, si se garantizaba que no habría represalias en su contra y se instalaba un diálogo público y resolutivo.
Después de analizar el documento de las autoridades, el grupo que mantiene la toma decidió no entregar el edificio.
Ayer por la tarde activistas y simpatizantes se reunieron en el auditorio Che Guevara de la Facultad de Filosofía y Letras para discutir sobre el conflicto. En el encuentro se acordó no permitir el acceso a los medios de comunicación, por lo que se desconoce si los asistentes iban en representación de algún plantel o acudieron a título personal. Tampoco se informó si se han realizado asambleas por escuela en las que se haya elegido a algún delegado que se pronuncie en nombre de esa comunidad.
Algunos asistentes a la reunión explicaron que sólo se presentaron propuestas para evitar el ingreso de la policía, pero no se definió un apoyo explícito a la toma de la rectoría debido a las diferencias existentes por la forma en que se realizó.
Dijeron que participaron integrantes de escuelas de la UNAM, del Instituto Politécnico Nacional y las universidades Autónoma Metropolitana y Autónoma de la Ciudad de México, además de algunos jóvenes del movimiento #YoSoy132, miembros de organizaciones sociales y del magisterio disidente. Afirmaron que el auditorio (con capacidad para mil personas) estaba prácticamente lleno.
Tras la reunión, a la que denominaron asamblea general, se leyó un pronunciamiento en el que señalaron que apoyarán a quienes ocupan la rectoría con un plantón en el exterior del edificio y rechazaronenérgicamente la posible entrada de la policía a Ciudad Universitaria. En caso de que ésta se dé, solicitarían la renuncia del rector José Narro.
También acordaron un plan de acción, realizar asambleas en las escuelas, una marcha por el circuito principal de Ciudad Universitaria este jueves a las 14 horas y una asamblea el próximo lunes, en un lugar por definir, entre otros puntos.
Antes de la lectura del pronunciamiento ocurrió una zacapela entre activistas y un grupo de reporteros gráficos. Incluso agredieron a Eduardo Miranda, de Proceso, quien realizaba su trabajo. Fuera prensa de la UNAM, gritaron algunos. Poco después los ánimos se calmaron. 
Cerca de las 11 de la noche podía observarse a unos 20 activistas fuera de la torre de rectoría que decidieron realizar un plantón en solidaridad con los jóvenes que mantienen ocupado el inmueble, ante la posibilidad de que llegara la PF para retirarlos. Algunos llevaban cobijas para pasar la noche. La explanada se encuentra en total oscuridad.

Post a Comment

Popular Posts