TAN ACOSTUMBRADOS A LA CINEMÁTICA ÁGIL, QUE NO REFLEXIONAN LAS IMÁGENES: JAN TROELL


El director sueco impartió la última clase magistral del Talent Campus en el FICG
Los jóvenes, tan acostumbrados a la cinemática ágil, que no reflexionan sobre las imágenes: Jan Troell
Foto
El realizador compartió varias anécdotas de su vida y experencias de su quehacer cinematográfico con los asistetesFoto Arturo Campos Cedillo
Jorge Caballero
Enviado
Periódico La Jornada
Jueves 7 de marzo de 2013, p. a10
Guadalajara, 6 de marzo.
El director sueco Jan Troell impartió la última clase magistral en la quinta edición del Talent Campus Guadalajara, que se desarrolla en el contexto del 28 Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), donde el público tuvo la oportunidad de conocer la trayectoria de una de las figuras homenajeadas en este encuentro fílmico.
En la plática, Troell relató la historia de su vida como cineasta, dio consejos a los alumnos y compartió parte de sus experiencias, entre ellas su acercamiento con los documentales, especialmente con Land of Dreams(1988), una de sus cintas favoritas.
Al iniciar la clase magistral el director sueco señaló: En la actualidad los jóvenes están tan acostumbrados a ver una cinemática muy ágil, que no tienen tiempo para reflexionar sobre las imágenes. En las escuelas de cine ya casi no se toman el tiempo para enseñar el análisis, y las que lo hacen le dedican un tiempo muy reducido. Eso de consumir demasiadas imágenes sin análisis es terrible para los jóvenes durante su formación.
Troell es conocido en el mundo del cine por dos películas: Los emigrantes,de 1971, y La tierra nueva, de 1972, basada en una novela del escritor Wilhelm Moberg, sobre la emigración sueca a América.
En la clase mencionó que la razón de que muchos de sus filmes se basen en los primeros años del siglo XIX es que la fotografía y el cine hacen posible transportarse a otras realidades, tanto para el cineasta como para la audiencia.
En cuanto al trabajo con los actores, el documentalista dijo que siempre les da la libertad de improvisar sobre las escenas y los guiones, ya sea en los ensayos o durante la filmación.
Troell también reveló que hay tres directores a los que admira: el mexicano Alejandro González Iñárritu, el ruso Andrei Tarkovsky y el estadunidense Martin Scorsese.
El Dogma danés
Se refirió al movimiento de cine danés llamado Dogma, del cual confesó que le agradan ciertas cosas que resultan interesantes, por ejemplo filmar con bajo presupuesto, aunque luego “se impusieron limitaciones fílmicas absurdas: el no uso de cámaras fijas o prescindir de la música, lo cual estuvo bien por un tiempo, pero después fue una idiotez.
“Los preceptos de la corriente Dogma fueron tan estúpidos que su fundador, Lars von Trier, ya tomó distancia... Yo hice en 1966 un experimento fílmico similar a Dogma, con recursos muy reducidos, al igual que el crew, y con un movimiento lento de la cámara, lo que provocó que por fotografiarla descuidé la dirección de actores”, agregó.
A la pregunta de si no era difícil vivir a la sombra de su contemporáneo Ingmar Bergman, Troell respondió:No, es maravilloso vivir bajo el sol de Bergman.
Post a Comment

Popular Posts