NEWTON, UNA BIOGRAFÍA BREVE . PETER ACKROYD



Título: Newton, Una Biografía Breve
Autor: Peter Ackroyd
Editorial: Fondo de Cultura Económica
Traducción: Martí Soler
Año: 2006
Genero: Biografía. Del FCE: Brevarios.


Al reverso del libro: Las anécdotas que dieron origen a la leyenda de Isaac Newton son innumerables: algunas son apócrifas, otras son en realidad hagiográficas y unas más son simplemente fabulosas; todas ellas provienen de sus contemporáneos, quienes lo ensalzaron, y de los siglos XVIII y XIX, cuando se le consideró incluso como un "mago" que supo descifrar el enigma del universo. Peter Ackroyd, sin embargo, nos muestra en estas páginas a un hombre más bien solitario y reservado, celoso de sus conocimientos, incluso vulnerable y suspicaz, pero con una fe inquebrantable en su talento, poseedor de un genio ante el cual los demás jamás pudieron permanecer indiferentes. De esta manera, se aprecia mejor el brillo único de la energía intelectual de Newton, el hombre que cambió para siempre la percepción que se tenía de la naturaleza y que hoy continúa dando forma a nuestra comprensión del mundo. 

Peter Ackryod es novelista, poeta y biógrafo inglés- Fue editor de la revista The Spectator  y recibió el James Tait Black Memorial Prize en 1998 por la biografía de Tomás Moro. Ha publicado poemarios, una serie de obras de dicción en las que el personaje principal es la ciudad de Londres, otra de libros de no ficción dirigida a niños sobre periodos claves de la historia, y diversas biografías de escritores ingleses.




¿Qué ocurre dentro de las mentes de los grandes intelectuales? nada tan distante ni más sorprendente y cotidiano que una constante carga de sinapsis que nos llevan a las ideas, es en estos resultados  donde radica la genialidad, la unión de dichas conexiones neuronales y la cantidad de ellas cargadas de experiencias, vacíos de conocimiento y una variedad increíble de sensaciones humanas que motivan nuestras acciones. En el caso de Sir Issac Newton una constante nostalgia cargada de soledad en la búsqueda de una verdad. La más grande de ellas, representada en la caída de una manzana. De la cual, la historia, sólo Newton supo con certeza, pues contó la anécdota a tres personas diferentes, de tres formas posibles.  ¿que ocurría al rededor de Newton? ¿Cómo llegó a tan asombrosos descubrimientos redactados en su más celebre obra,  Philosophiæ naturalis principia mathematica?  

Peter Ackroyd, en pocas páginas nos lleva a un caótico mundo de Newton, en dónde un sentimiento de soledad y depresión rodean al intelectual. Su crecimiento sin sus padres, una necesidad de reconocimiento y aceptación fueran sólo algunas de las principales características que llevaron a Newton a los intrincados caminos hacia el descubrimiento de la verdad. Mundos y pasajes místicos directamente asociados con la alquimia y una constante pelea con sus semejantes, en cuanto a títulos y estatus social por supuesto. La vida de Newton Ackroyd la describe como una carrera constante en la que pareciera huir Newton de sus temores, los cuales lo llevaban a la lejanía, la soledad y un constante reproche por dormir. Era mucho más atento con los actos mismos de las cosas, de los fenómenos que lo rodearon, una capacidad nata para  la construcción de objetos, aparatos, instrumentaría que sólo él podía imaginar y que sin duda, la basta cantidad de libros que llegó a él marcaron la singularidad de Newton. Fue todo un prodigio de su tiempo maravillado por la naturaleza misma, y había en ella algo que descubrir, que desenmarañar, lo cual provocaba en Newton que en las reuniones perdiera la noción del lugar y el tiempo, podía dejar hablando a camaradas suyos mientras un chispazo avivaba la necesidad de experimentar, de ir en la búsqueda del conocimiento.

Tenemos en el inconsciente colectivo una extraña forma de imaginar a los grandes teóricos, investigadores, filósofos de la historia. Siempre pareciera que todo fue por un acto de casualidad y no causal. Por un simple atino o un error maravilloso. En el caso de Newton, ocurre algo similar, pero es curioso como al leer tan solo un poco la gran figura del Maestro Matemático pareciera no tan sublime ni divino, si no tan cercano a nosotros, sin duda Ackroyd lo ha logrado, desvanece la brecha  de superioridad/inferioridad intelectual y nos narra un Newton tan humano, tan lleno de miedos y preguntas que nos llena de empatía y también cierta nostalgia porque quizá, alguna vez nos sentimos igual que le joven o maduro Newton que tiene miedo de la sociedad, del fracaso  y que nos hemos desvelado sin darnos cuenta que perdimos la cena y hasta el desayuno leyendo un buen libro o tratando de ocurrir que ocurre con la vida, que hemos perdido contacto con nuestros amigos y los conocidos o hasta enemigos se vuelven tan íntimos para lograr una victoria contra  los deseos personales de realización, las metas personales como el descubrir la pregunta elemental ¿qué hacemos aquí!? 


Post a Comment

Popular Posts