"EL PAÍS" DECLARA TRES DÍAS DE HUELGA EN PROTESTA POR DESPIDOS MASIVOS


Nueve de cada 10 periodistas votaron a favor; destacados colaboradores dieron su apoyo
El País declara 3 días de huelga en protesta por despidos masivos
Grupo Prisa, en el peor momento financiero de su historia, con una deuda de más de 5 mil mdd
Condenan intelectuales las censuras y amenazas de la empresa contra los trabajadores
Armando G. Tejeda
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 6 de noviembre de 2012, p. 28
Madrid, 5 de noviembre. Una amplia mayoría (92 por ciento) de la redacción del periódico español El País iniciará a partir de este martes una huelga de tres días para protestar por el despido masivo de más de una tercera parte de la plantilla (149 trabajadores). La decisión, inédita en la historia del rotativo, se produce en un clima de fractura total entre la directiva y la redacción, que está en pie de guerra ante las medidas adoptadas por los ejecutivos del Grupo Prisa, empresa editora del periódico, que se encuentra en el peor momento financiero de su historia.
Grupo Prisa, con una deuda de más de 5 mil millones de dólares, administrado por ejecutivos de confianza de los bancos acreedores –como Banco Santander y HSBC– y fondos de inversión estadunidenses como Liberty, está desmantelando poco a poco el emporio mediático-editorial que fundó Jesús de Polanco, el empresario que construyó uno de los grupos más influyentes de España, con editoriales, periódicos generales, deportivos y económicos, así como emisoras de radio, televisiones y hasta influencia en el negocio del cine.
El valor de la compañía se ha precipitado al vacío, al perder más de 95.5 por ciento de su valor en menos de cinco años. Es decir, que si la empresa estaba valorada en 4 mil 500 millones de dólares en 2008, hoy en día su valor no supera los 250 millones de dólares.
A pesar de que El País siempre había registrado beneficios, desde enero hasta septiembre de 2012 tuvo pérdidas superiores a 5.8 millones de euros, lo que sirvió de argumento para que el director Javier Moreno presentara a nombre del presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, un drástico recorte que mutilará la redacción en una tercera parte.
Ante esta situación, el Comité de Empresa –que representa a la mayoría de los 490 periodistas que trabajan en la redacción–, por primera vez en la historia del periódico, decidió someter a votación una propuesta de tres días consecutivos de huelga ante las negociaciones fallidas entre trabajadores y directiva, la cual se mantiene inflexible en llevar hasta el final el recorte laboral.
El resultado fue que nueve de cada diez periodistas votaron a favor de la huelga, que empezará este martes y terminará el jueves. Todavía no se sabe si se publicará el periódico, ya que la dirección no ha permitido informar en sus páginas sobre la medida adoptada por los redactores y no se sabe si intentará sacar a la calle el periódico.
La medida de los trabajadores se debe a que tienen el tiempo en contra, ya que el límite que marca la ley para terminar la negociación y evitar el despido masivo acaba el viernes, con lo que a partir de ese día se harán efectivos los despidos.
Para añadir más tensión a la creciente fractura entre la dirección y la redacción, destacados colaboradores del periódico firmaron una carta de apoyo a los trabajadores. Entre los firmantes se encuentran algunas de las plumas más promovidas por la dirección del Grupo Prisa, como el Nobel Mario Vargas Llosa, el escritor Javier Marías, además del chileno Jorge Edwards, Diego Galán, Jordi Gracia, Almudena Grandes, Elvira Lindo, Diego Manrique, Josep Ramoneda, Fernando Savater y David Trueba, entre otros. Todos ellos no sólo expresan su malestar por el plan de despidos masivos, sino también por las denuncias de censuras y amenazas que protagonizó la dirección del diario.
En el documento de apoyo, los intelectuales advierten: “Nosotros, colaboradores del diario El País, queremos manifestar nuestra inquietud y malestar por los casos de censura que ha denunciado el comité profesional en los últimos días vinculados al ERE, que afectaría a un tercio de la plantilla. Creemos que estos episodios suponen un paso más en el deterioro de los valores fundacionales de un diario crucial para las libertades y la democracia española, que hoy es más necesario que nunca ante la profunda crisis económica, política e institucional que viven España y Europa”.
La indignación entre los periodistas de El País crece por días, ante la postura inflexible de la dirección, a la que recordaron: La censura la ejercían en la dictadura franquista personajillos de la más baja estofa, cuya escasez de luces abría amplias avenidas al ridículo del régimen. Manejaban la tijera con tamaña grosería, que en muchas ocasiones el resultado era la risa general. Las cosas no han cambiado. La naturaleza de los de la tijera es siempre la misma.
Post a Comment

Popular Posts