SUBURBANO IMPOSIBLE; METROBUS SÍ PERO MANEJADO POR PERMISIONARIOS: MARGARITO TERÁN


Adelanta que de darse, el servicio sería más caro
Un tren suburbano, imposible; metrobus sí, pero manejado por permisionarios: Margarito Terán

SAMUEL ESTRADA 
Un tren suburbano es imposible, en cambio si se concreta el proyecto de un transporte tipo “Metrobús” el gobierno estatal tendrá que respetar el “derecho de antigüedad” de los actuales permisionarios y deberá dar preferencia para que inviertan en esta nueva modalidad, así lo manifestó el líder transportista Margarito Terán, quién además advirtió “este nuevo medio de transporte será considerablemente más caro para los usuarios que los autobuses actuales”.
Margarito Terán incluso aseguró que el Gobernador del Estado, Fernando Toranzo Fernández, ya se comprometió con los empresarios del transporte público a que ellos sean quienes “exploten” este nuevo medio de transporte para la capital potosina; se trata de un proyecto muy ambicioso y moderno y  por tanto de beneficio para la ciudadanía, “por lo que no será barato”.
“En la vida ya nada es barato” sentenció el líder permisionario, ya que según dijo con esta nueva modalidad, se tendrá que invertir en autobuses más caros y en infraestructura, lo que se traduce en mayor coste de operación, lo que indudablemente incrementará el precio del pasaje para los usuarios de este medio de transporte.
Descartó que si se requiere este nuevo medio de transporte, sea porque los actuales sistemas de autobuses urbanos no hayan tenido la capacidad de absorber la creciente demanda de este servicio en la ciudad, sin embargo indicó que si el gobierno insiste en no otorgar la tarifa que requieren los permisionarios, pues se vuelve difícil cumplir en cuanto  a la capacidad de absorber la demanda y a la calidad del servicio.
Terán López, finalizó comentando que un proyecto como un tren urbano, suburbano o interurbano, es imposible para la ciudad de San Luis Potosí, ya que no tiene la demanda suficiente de usuarios “metros o trenes ligeros solo son para ciudades de más de 4 o 5 millones de habitantes” , ya que resultaría demasiado caro y poco redituable debido a que no existen los usuarios suficientes que lo requieran.
Contexto
En el caso de la Ciudad de Puebla, que cuenta con una población de dos millones y medio de habitantes, ya aprobó la construcción de sus sistema (BRT) Metrobús, con una inversión global de alrededor de Mil 500 millones de pesos, se trata de una primera línea que contará con 18.2 kilómetros de longitud, en las que se distribuirán 36 estaciones y dos terminales, es decir un paradero casi cada 500 metros, y un gasto de prácticamente 40 millones de pesos por cada kilómetro que se construya.
Sin embargo en el caso de la ciudad de Monterrey ya se dio el banderazo inicial para la construcción de la primera línea de metrobus de la ciudad, que será de menor longitud que su contraparte poblana en su primera etapa, ya que se tratan de 11 kilómetros que se estima estén concluidos a mitad de 2013, con una inversión de 700 millones de pesos.
Por otro lado este mismo año se inauguró en la Ciudad de México, la línea 12 del Metro, con una longitud de más de 25 Kilómetros, que incluye 20 estaciones y la adquisición de 210 vagones y 30 trenes que funcionan con corriente eléctrica a través de los rieles sobre los que circulan, con una inversión global de 17 mil millones de pesos , es decir más de 500 millones de pesos por kilómetro, lo que se ve muy fuera del alcance de una ciudad como San Luis Potosí.
San Luis Potosí
En 1880 en la época porfiriana, la ciudad de San Luis Potosí comienza a tener su primera red de transporte público urbano, más allá de las carretas y caballos, ya que con la llegada de Porfirio Díaz a la presidencia de México se impulsó el transporte urbano prácticamente en todas las capitales del país, en nuestra ciudad se crearon varias rutas de tranvías urbanos y suburbanos, que originalmente estaban planeados para que circularan con energía eléctrica, sin embargo esto no sucedió así, siempre operaron jalados por “mulas”, en sus diferentes rutas, que llegaban hasta el santuario de Guadalupe, el barrio del montecillo y la avenida Carranza, teniendo su punto de intersección en el centro histórico, y sea en la plaza de armas o en la de fundadores.
Sin embargo la llegada del automóvil y los vehículos de combustión interna llegaron para acabar con el negocio de los tranvías, por lo que pronto la asociación de tranvías quebró y ya para los años 1930s prácticamente todas las rutas se cubrían con rudimentarios camiones que resultaban mucho más eficientes en cuanto a tiempo de traslado y mantenimiento frente a los pesados tranvías que además necesitaban tener vías férreas para circular.
Cabe destacar que tal como sucede hoy en día, tanto choferes como usuarios se han quejado del mal servicio y mal trato de los permisionarios, sin embargo una y otra vez los empresarios transportistas se reunían con las autoridades y se comprometían y hacían promesas para mejorar la calidad del servicio (tal como lo hacen ahora), no obstante la única ocasión en que una autoridad decidió tomar las riendas del asunto, fue cuando en 1951 el propio gobernador del estado Ismael Salas, encabezó un operativo de inspección e incluso recorrió personalmente algunas rutas, en donde constató el mal estado de las unidades y de las calles también, por lo que de inmediato ordenó que se comenzara la reparación de las vialidades dañadas y revocó las concesiones a las rutas con unidades en pésimo estado.
Este mismo año 2012, el movimiento #Yosoy132 retó al Secretario de Comunicaciones y Transportes y al propio gobernador a recorrer alguna ruta de camión, sin embargo los funcionarios nunca se presentaron.
Post a Comment

Popular Posts