EL RUIDO DE LOS HUESOS QUE CRUJEN . COMPAÑÍA NACIONAL DE TEATRO (D.F.)


Elikia es una niña que como tantos otros niños ha visto su vida transformada de la mañana a la noche por una guerra civil caótica y sin leyes. Secuestrada y separada de su familia, Elikia se convierte en niña soldado. Arrastrada a una situación insostenible y que transgrede las leyes más elementales de la ética, ella será víctima y verdugo. ¿Cómo crecer y seguir siendo humano cuando las referencias se esfuman frente a la brutalidad cotidiana y sin esperanzas? Joseph, el más pequeño de los niños que han llegado al campo rebelde, le recordará su infancia, su familia, su pueblo, su humanidad y le infundirá el coraje de cortar la cadena de violencia a la que había sido sometida.

El ruido de los huesos que crujen de Suzanne Lebeau, es un texto a dos voces. Joseph y Elikia viven la huída, las dudas, los miedos y el regreso a una vida civil y civilizada en la que los niños pueden crecer siendo niños. Angelina, la enfermera que los recibe en el hospital en el que se refugian, pone en perspectiva esa realidad dolorosa y abre una ventana a una luz incierta, pero luz al fin.
Con los actores del elenco estable de la Compañía Nacional de Teatro: Luisa Huertas, Diana Sedano y David Calderón, este montaje de la Compañía Nacional de Teatro (CNT) dirigido por el canadiense Gervais Gaudreault  se presenta por primera vez en nuestra ciudad dentro del Ciclo Las INVITADAS del Rino como parte de ofrecer al espectador potosino el mejor teatro de México.

La visita de la CNT bajo la dirección artística del maestro Luis de Tavira, se enmarca a su vez por un generoso intercambio artístico que permitió a El Rinoceronte Enamorado haber realizado el pasado mes de mayo una residencia  de dos semanas de temporada en el Foro Héctor Mendoza de la Casa  de la CNT con la obra “Papá está en la Atlántida” dirigida por Jesús Coronado. De esta manera se afianzan los lazos entre los creadores teatrales de nuestro país.
Para la dramaturga quebequense, la obra surgió hace seis años cunado fue trastornada por las miradas y los relatos de niños soldados en un documental. “Se hablaba entonces de 300 000 niños. Hoy, al hacer la investigación para el lanzamiento de este espectáculo, leí que son 500 000 integrados a las fuerzas armadas, regulares o rebeldes, en al menos 41 países. Cualesquiera que sean las cifras, son espantosas. Estos niños tienen 6 años, 8 años, 10 años, 15 años.  Los secuestran, les quitan su infancia y a su familia, se los llevan a las guerras civiles para las tareas que los adultos se niegan a realizar, por miedo o por disgusto. Tienen armas obsoletas y botas demasiado grandes que los hacen tropezar cuando deberían correr para salvar su vida”

Para el director: “Con El ruido de los huesos que crujen, Suzanne Lebeau toma la palabra para contar el mundo, en la urgencia. El relato con acentos poéticos se desarrolla sin complacencia, sin manierismo. El asunto es demasiado grave para tener lástima. La fuerza de la escritura reposa en la economía del espacio: evocar sin demostrar, ejemplificar sin explicar. Dos lugares para decirlo: el de la comparecencia que sucede en tiempo real y el de la huida que surge como una memoria que no quiere, no puede olvidar.  Dos espacios –dos tiempos que se contestan como un latido…como una pulsión: la huida de Elikia y Joseph y el testimonio de Angelina, la enfermera, que a veces anuncia, a veces se vuelve eco del relato de los niños, a veces interpela y siempre pone en contexto”

“El ruido de los huesos que crujen”
De Suzanne Lebeau/ Dirección: Gervais Gaudreault
Compañía Nacional de Teatro (Dirección Artística: Luis de Tavira)
Únicas funciones: viernes 6, 20:00 hrs./ sábado 7 y domingo 8 de julio, 19:00 hrs.
TEATRO EL RINOCERONTE ENAMORADO
(Carlos Tovar #315, Zona Centro.)
Reservaciones al correo elrinocerontenamorado@gmail.com o al tel.: 8146434
Admisión General: $70.00; *No aplica descuentos habituales.






Post a Comment

Popular Posts