¡INEPTOS IMBÉCILES!

La Jornada
12 de marzo de 2011
No hay contradicción en dichos de funcionarios de ambas naciones: embajada estadunidense
El gobierno de México "creyó" que Rápido y furioso operaba sólo en EU
Carolina Gómez Mena
La embajada de Estados Unidos en México, a cargo de Carlos Pascual, aseguró ayer que no hay contradicción entre el comunicado del gobierno mexicano y la información proporcionada por su país respecto a la operación Rápido y furioso –mediante la cual se dejaron caminar al país 2 mil armas de grueso calibre–, y resaltó que gracias a dicha estrategia se desmanteló una importante banda de traficantes de armas.

Algunas fuentes de la representación diplomática de Estados Unidos precisaron a La Jornada que lo dicho en su comunicado del jueves pasado fue sólo que funcionarios mexicanos sabían de la operación que se realizaba exclusivamente en territorio estadunidense, e incluso agentes estuvieron presentes cuando se efectuó la captura (en Estados Unidos) de 20 acusados, el 25 de enero anterior. Entonces, cada quien dice la verdad. Respecto a si se habría permitido el paso de armas, ahora hay una investigación que ordenó el procurador de Justicia, Eric Holder, afirmaron.

La embajada estadunidense emitió la tarde de ayer una aclaración, a fin de disipar las dudas. Las fuentes indicaron que hay confusión, porque “sí sabían (funcionarios mexicanos), pero que el operativo se realizaba sólo en Estados Unidos, no que supuestamente se hubieran ingresado armas (a México); además, hasta ahora eso constituye un alegato; pero aún es muy pronto para que haya algún resultado de la investigación”, remarcó.

En el comunicado, la embajada indicó que después de los arrestos del pasado 25 de enero (en Phoenix) surgieron informes en los que se alegaba que la operación podría haber incluido la transferencia de armas de Estados Unidos a México, y que por ello el procurador de Justicia, Eric Holder, ha solicitado una investigación. Ha dicho, inequívocamente, que tales acciones, de ser ciertas, no serían aceptables.

Añadió que Holder afirmó también que ha dejado claro esto a los fiscales y a los agentes a cargo de la ATF (Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos). Señaló que el gobierno de México afirmó que “no ha tenido conocimiento de la existencia de un operativo que incluyera el trasiego o tráfico controlado de armas a su territorio”.

Cabe señalar que el pasado jueves, la Procuraduría General de la República aseguró que México no autorizó la operación Rápido y furioso. Sin embargo, la representación diplomática estadunidense precisó ayer que hubo sesiones informativas entre oficiales de ambos países, pero resaltó que se concentraron en operaciones en territorio estadunidense para desbaratar operaciones de tráfico de armas.

También hizo hincapié en que el procurador Holder ha puesto en claro que toma con seriedad los alegatos de que hubo tráfico de armas, por lo que afirmó que se ha solicitado al inspector general que realice una investigación.

La sede diplomática exaltó la cooperación que ha tenido de México para aclarar si hubo tráfico de armas, y aseguró que de manera constructiva ha ofrecido apoyo para esclarecer los hechos.

Luego de las críticas de diversos sectores, en particular del Senado, y de que éste solicitó que comparezca el embajador de México en Estados Unidos, Arturo Sarukhán, la embajada de Estados Unidos ensalzó el apoyo mutuo, el cual refleja nuestros objetivos comunes de detener el movimiento ilícito de armas, drogas y dinero que amenazan a ciudadanos de Estados Unidos y de México.

LLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLL

La Jornada
12 de marzo de 2011
Ante congresistas, John Morton señala que estudia medidas para protegerlos
Anuncia el director de ICE que duplicará la cifra de sus agentes enviados a México
Afp
Washington, 11 de marzo. La agencia estadunidense encargada de inmigración y aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) aumentará a 40 el número de agentes desplegados en México y estudia medidas para protegerlos, tras el asesinato de uno de sus miembros, declaró este viernes su director, John Morton.

La oleada de violencia del crimen organizado que sufre México no tiene precedente, pero la colaboración con sus autoridades nunca ha sido mejor y las discusiones son francas, añadió Morton en una audiencia en el Congreso.

Estamos duplicando [nuestros efectivos] en México. Vamos a aumentar de 20 a 40 personas. Será nuestra mayor oficina fuera de Estados Unidos, explicó Morton ante una comisión de la Cámara de Representantes, convocado para defender el presupuesto del ICE para 2012.

Morton se refirió a esa duplicación en términos presupuestarios para su agencia, puesto que ICE contaba ya con una treintena de agentes en México cuando ocurrió el asesinato a tiros del agente Jaime Zapata, el pasado 15 de febrero en una carretera se San Luis Potosí, según informaron fuentes de prensa de la agencia estadunidense.

Otro agente del ICE resultó herido en esa balacera, protagonizada presuntamente por el cártel de Los Zetas.

ICE, con 7 mil agentes, es una de las principales agencias de lucha contra el crimen organizado dentro y fuera de Estados Unidos, y cuenta con agentes en la capital mexicana, en Tijuana, Monterrey y en otras ciudades mexicanas.

La agencia se muestra tradicionalmente vaga sobre el despliegue de sus efectivos y sus operaciones en México.

Zapata y su compañero iban oficialmente desarmados cuando sufrieron el ataque de los pistoleros mexicanos, un hecho sobre el cual Morton tuvo que volver a dar explicaciones a preguntas expresas de congresistas.

Hemos hecho un análisis muy profundo en cuanto a la seguridad [de los agentes], explicó Morton.

Estamos muy conscientes de que estamos mandando gente a un lugar que es peligroso y estamos tomando medidas, dijo. Sugirió a los congresistas mantener una reunión a puerta cerrada para hablar sobre algunas de las cosas que estamos haciendo y pensando.

La secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, también pidió explicar la semana pasada a los congresistas a puerta cerrada las alternativas al respecto.

México se muestra muy celoso sobre la prohibición para extranjeros de portar armas en el país, por razones históricas.

El presidente Felipe Calderón, en visita de trabajo la semana pasada a Washington, reiteró que esa prohibición se mantenía, pero reconoció que había que elevar el nivel de seguridad de los agentes estadunidenses.

México sufre una oleada de violencia sin precedente desde que Calderón decidió desplegar miles de soldados en todo el país para combatir al crimen organizado, que se ha cobrado casi 35 mil víctimas en cuatro años.

Es un escenario que presenta desafíos, sin duda alguna, explicó Morton.

El director del ICE declinó dar detalles sobre los avances de la investigación en torno a la muerte del agente Zapata, el incidente más grave para las fuerzas del orden estadunidenses en México en 25 años.

Lo que ha cambiado espectacularmente es nuestra capacidad de conversar con franqueza con nuestros aliados mexicanos. Hace tan sólo cinco años nuestras conversaciones eran muy diferentes, explicó Morton.

Ahora se puede notar mucha franqueza en México sobre temas de corrupción sobre la necesidad de mejorar la capacidad de las fuerzas del orden, añadió.

Estados Unidos ha contribuido a capacitar unos 70 mil agentes policiales mexicanos, según datos del Departamento de Seguridad Interior.

C E N C O A L T
Centro de Comunicacion Alternativa
Post a Comment

Popular Posts