Nov 13, 2005

"Solitude Scheuren"

Solitude Scheuren
lágrimas en soledad





Herido del Corazón

A lo lejos, un lento goteo inquieta a mi corazón, es mi sangre sobre mi sangre, el cuerpo ya no responde, la voz ahogada en lágrimas y mis ojos llenos de recuerdos. Una tras otra caen las gotas, uno tras otro pasan los recuerdos; un pequeño reloj de cuerda empieza a batallar para avanzar, mi corazón va quedando en el vació y mi recuerdo queda como un grano en la playa, nadie lo distingue de los demás.

Cada vez más lento caen las gotas, más a lo lejos, y más cerca del umbral; ya no hay regreso, sólo seguir aquí recostado esperando que ya no duela, donde la sangre se confunde con las lágrimas, donde los sueños son pesadillas y las heridas realidades.

El reloj corre más lento, dejo de sentir mis dedos, sólo lo cruel del frío suelo y el dolor del vacío de mi cuerpo; los recuerdos desvanecen con el avanzar de las manecillas, el sol se esconde tras la luna y el cielo de estrellas llena sólo para hacerme sonreír, pero no puedo, ya no tengo fuerza en mi cuerpo, no siento alegría, no siento calor, mis ojos se ahogan en recuerdos, mi boca en deseos y mi corazón perdiendo su color ha dejado de doler…

Las ventanas abrieron lentamente dejando entrar el dulce olor de la noche, el aire acariciaba mi frío cuerpo tratando de dar calor; a lo lejos, por la ventana veía como una tras otra de las estrellas caían en el horizonte, el cielo lentamente desapareció en sombras, así como mis lagrimas se confundían con la sangre derramada sobre el suelo, ahí junto al reloj que marca el latir de mi corazón, así como los últimos minutos antes de que la nada deje de existir.

Y así, una tras otra caen mis lagrimas, una tras otra caen las gotas de sangre, y uno tras otro pasan los minutos; pareciera que cada segundo se convirtiera en días y la noche en una oscuridad total, donde sólo una ultima luz cubre mi muerte; de pronto, una hoja cae a mis píes, y empiezo a recordar aquellas caminatas junto a ella, donde la conocí, donde la perdí, donde las llamas consumieron mis deseos.

De pronto, un recuerdo estremece mi cuerpo, un cuarto lleno de velas, cortinas sangrantes en las paredes y el eco de su voz alrededor mío; mientras voy avanzando una tras otra las velas encienden iluminando el camino, el cielo púrpura empieza a tornarse, el suelo llenó de grietas y las cortinas sangrantes cambian por lluvia, una figura de una mujer al final del recorrido, ¿Quién será?, trato de correr pero mis pies están atados a dos inmensas rocas, mis manos empiezan a sangrar y al regresar la mirada me encuentro frente al reloj, aquí tendido en este cuarto que tanto odio.

Queda poco tiempo creo yo, mis ojos se están llenando de sombras, mis oídos con el inquietante sonido de la soledad, pero aún siento como mi corazón aunque lento, palpita una suave melodía que entristece el alma, que llena el aire con lamentos mustios desde lo más profundo del sentimiento.

El eco del latir de mi corazón, va quedando con rapidez más a lo lejos, como tratando de pedir ayuda, trata de gritar por una razón, pero lo único que puede hacer es llorar y seguir bombeando la sangre fuera de mi cuerpo, tratar de sacar este veneno que terminó con mis deseos, que llenó de rabia y sofoca mi aliento.

Quisiera hubiese otra forma, quiero regresar a ti, para poder explicar mi dolor, pero te has ido lejos de aquí, tan sólo un recuerdo en el cielo, ¿por qué?, ¿por qué te fuiste así de mi?, quisiera saberlo, más ya nada cambiaria, sólo alentaría el paso del tiempo y con una sonrisa falsa todo terminaría.

Ya los últimos minutos; el aire frío se torna, la muerte llama a la puerta y un olor dulce llena el cuarto, una melodía acompaña a mis últimas lagrimas; recuerdo esa melodía, fue la que nos transportó a un mundo mágico donde te entregue mi corazón y mi querer, donde aceptaste mi cariño con caricias suaves y besos llenos de pasión, donde nuestros cuerpos se fundieron en uno sólo y recorrieron la intimidad.

Y así me despido de este mundo, con un el recuerdo de tu bello rostro, lo dulce de tus labios, con una lágrima sobre mi mejilla, mi cuerpo herido por tu a dios y mi corazón herido rodeado de mi sangre…